Cabeza logo

header ads

Chidiac primer sospechoso del crimen según presunto extorsionador

 Arturo Rueda denunció en su declaración preparatoria el robo de tres equipos telefónicos, además de que sufrió tortura psicológica por parte de los agentes ministeriales que lo trasladaron de la Ciudad de México a Puebla, ya que en diversas ocasiones le exigieron el PIN de su celular personal con el objetivo de sustraer sus últimas conversaciones de WhatsApp, entre ellas la que sostuvo con Cecilia Monzón un día antes de que la abogada y activista fuera víctima de feminicidio en un ataque directo.

24 de  mayo de 2022

Este hecho toma relevancia debido a que a través de Twitter, una amiga cercana del director de Diario CAMBIO denunció que durante la tarde del lunes recibió una llamada telefónica del número celular que Arturo Rueda ha tenido consigo desde hace más de 15 años y que se encuentra entre los tres equipos de telefonía móvil confiscados por los agentes ministeriales de la Fiscalía General del Estado (FGE) que lo detuvieron y los cuales no fueron entregados a sus abogados, ni puestos a disposición del juez a cargo del caso.

La charla de Rueda con Monzón giró en torno a los litigios que mantenía en contra de Jorge Estefan Chidiac y Eduardo Zacatelco por la falsificación de su firma en 2018, información que fue publicada el pasado viernes 20 de mayo, además de los procesos que mantenía en contra del político chiapaneco-poblano Javier López Zavala, quien es padre de su hijo de 5 años.

Teme Rueda revelación de fuentes con el robo de sus teléfonos

Asimismo, detalló que al trasladarlo a las instalaciones de las oficinas centrales de la Fiscalía General del Estado, los agentes ministeriales intentaron obligarlo, a base de presiones, a que les proporcionara el PIN de su teléfono celular personal, asegurando que era para “llamar a sus familiares o abogados”.

Al negarse a proporcionar el password de su iPhone 13, uno de los agentes fue muy insistente señalándole en más de tres ocasiones que era “por su bien”.

Lo anterior debido al temor fundado de que sus fuentes sean reveladas, poniendo de esta manera en riesgo su actividad como periodista.

De acuerdo con Martha Amescua, amiga personal de Arturo Rueda, fue cerca de las 15:19 horas del lunes 23 de mayo cuando recibió a su teléfono móvil una llamada del número de celular de Arturo Rueda, el cual ha tenido consigo desde al menos 15 años.

En su cuenta de Twitter, Maritha Amescua pidió a la Fiscalía General del Estado aclarar esta situación, pues indicó que aunque en un principio se alegró por recibir una llamada de parte del director de Diario CAMBIO, segundos más tardes se dio cuenta que no era situación normal debido a que se encuentra detenido y denunció el robo de sus equipos celulares.

Además, fue la propia Maritha Amescua la que destacó la importancia de conocer el paradero del teléfono celular de Arturo Rueda, luego de que denunciara que tuvo comunicación con la abogada y activista Cecilia Monzón justo un día antes de que fuera víctima de feminicidio en un ataque directo.

Esto, luego de que el sábado pasado, Arturo Rueda ofreciera públicamente la información que tenía tras hablar con Cecilia Mozón un día antes de ser ejecutada.