Cabeza logo

header ads

Barbosa Vs. Serrano, corrupción y poder.

 

Fauna Política


Barbosa Vs. Serrano y sus amores perros

Por Rodolfo Herrera Charolet

Partimos del principio de que la separación de poderes en México es únicamente discurso y mito de la democracia. Así que no emplearé este espacio para denostar a los tan desprestigiados diputados levanta dedos… dije que no lo haría, pero el coraje me gana…

En 2017 Francisco Romero Serrano dio su respaldo al entonces candidato a la gubernatura Luis Miguel Barbosa Huerta, quien dio el visto bueno para que en 2019 encabezara la Auditoría Superior del Estado (ASE), de donde fue destituido el jueves 31 de marzo de 2022, tras un corto enfrentamiento que inició por comentarios infortunados y los líos de faldas en los que se involucró el ahora reo.

Esta historia, entonces, se contará en forma cronológica, como un pasaje de corrupción y poder.

En diciembre de 2017 en una reunión del Consejo de Organismos Empresariales (COE) con el aspirante a gobernador, Francisco Romero Serrano sostuvo que era previsible que los socios inclinarían su voto por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Tras las elecciones de 2018. Barbosa perdió la elección, pero la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo, le dio una nueva oportunidad de llegar a Casa Aguayo. El Contador Francisco Romero mantuvo su apoyo al nuevamente candidato, ahora para la elección extraordinaria.

Durante el gobierno interino, Francisco Romero, líder del Sindicato Nacional de Empresarios de México (Sindemex) en 2019 publicó en su cuenta Twitter[1], un mensaje de respaldo a Barbosa Huerta y al diputado local Gabriel Biestro Medinilla.

“@Biestro gobernador interino en Puebla, con trabajo legislativo impecable a pesar del fuego amigo @SindemexPuebla manifiesta su apoyo abierto a quien consideramos tratará con equidad a los organismos empresariales, basta de exclusiones de los sobrevivientes morenovallistas!”, escribió el 5 de enero de 2019.

En la campaña efectuada del 31 de marzo al 29 de mayo de 2019, José Juan Espinosa apoyó la campaña de Enrique Cárdenas Sánchez, ex rector de la UDLAP, quien fue derrotado en las elecciones del 2 de junio. Tres días después Espinosa Torres renunció a la presidencia de la Mesa Directiva del H. Congreso del Estado[2] y el día 9 fue expulsado junto con Héctor Alonso Granados de todas las comisiones legislativas.[3]

En agosto de ese año Barbosa Huerta asumió la gubernatura mientras que Gabriel Biestro Medinilla, como diputado presidente de la Mesa Directiva del H. Congreso del Estado, inició el proceso para elegir al nuevo titular de la ASE. En noviembre de 2019 Francisco Romero fue designado como auditor en medio de críticas por parte de la oposición panista y el diputado por el PT, José Juan Espinosa Torres, advirtió que se convertiría en lo que se criticó de David Villanueva Lomelí en la gestión del exmandatario panista Rafael Moreno Valle Rosas, a quien señaló de usar la ASE como “garrote político” en contra de los adversarios del Ejecutivo estatal.

Dos años de gloria por varios de infierno

Francisco Romero Serrano tras convertirse el 27 de noviembre de 2019 como titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), la prepotencia y despilfarro llegó a las oficinas del máximo órgano fiscalizador en la entidad. Los empleados presurosos sirvieron las “cocas bien frías y con hielo” y mantuvieron limpias las oficinas que se llenaron de lujo, derroche con cargo al presupuesto, sabedor que nadie fiscalizaba al fiscalizador. La prohibición de que los empleados no pueden entrar por la parte principal y en la agenta se citó a los futuros proveedores y beneficiados de su venia.

La mentalidad empresarial y la oportunidad de amasar riqueza de manera rápida, no menguó el ánimo en ningún momento. Su novia Joseline lo acompañó en esta nueva aventura, como también su hermana Zuleima, novia de quien llegaría a alcalde de Tecamachalco. Emborrachado de ese poder, pronto perdió compostura y Marlene lloró su desdicha.

Romero Serrano empezó a hacer negocios, unos pequeños y medianos hacia el interior del organismo; otros fueron producto de su poder e influencia. Los alcaldes temerosos del garrote inquisidor, a regañadientes aceptaron sus recomendaciones.

En los contratos de bienes y servicios de la ASE, no faltaron los honorarios y proyectos de costo excesivo, los regalos y arreglos navideños. Más de la mitad de esos contratos fueron firmados y pagados con cargo al erario por adjudicación directa. Sin embargo el verdadero negocio, el pequeño, fue la compra de macetas y los de contratos a “especialistas” para dar cursos o realizar proyectos o tareas que debieron de ejecutarse con el personal de la dependencia, como el cálculo del ISR que se retiene a los trabajadores en donde pagaron honorarios a quien lo supervisó con un contrato por más de 100 mil pesos. También fue una oportunidad de negocio el “control” de la pandemia con pagos excesivos de varios millones de pesos, por la colocación de un túnel, sanitización y fumigación, papel higiénico, impermeabilización y hasta mantenimiento de baños, cuya revisión y cambio de válvulas resultó más caro que construirlos nuevos.

Los sobreprecios en contratos y servicios en la ASE y el negocio de sanitización; que prosperó en el Estado tras los contratos con alcaldes, propició durante el primer año de pandemia, ingresos que le permitieron la adquisición de propiedades y camionetas que fueron blindadas y de lujo, tras sentirse rico y en peligro de secuestro o sufrir un atentado.

El auditor Romero Serrano entre 2020 y 2021 se convirtió en un cliente predilecto de los restaurantes exclusivos, quienes llevaron los alimentos hasta su oficina, tal es el caso de un contrato de café y galletas por 5 millones de pesos firmado el 8 de febrero de 2021.

Además de las nuevas adquisiciones a su nombre y familiares, proliferaron los viajes a Acapulco y Cancún rentando lujosos yates para salir a pescar y divertirse, fueron indicios de que habría que investigar, porque ese despilfarro contradice la austeridad republicana de sus servidores públicos.

Los alcaldes que pretendieron, también, obtener beneficio de la pandemia con sus propios proveedores, no tardaron en delatar al delator. Quien había establecido un mecanismo de filtración de las indagatorias que realizaba a quienes no aceptaron o dejaron de contratar a sus recomendados.

Hacia el interior, los empleados ofendidos por su maltrato, filtraron, entre otros; los buenos negocios, los contratos con bienes y servicios a sobreprecio y los negocios que se estaban realizando desde la Auditoria Forense, en donde los algoritmos digitales, seleccionan a los entes a auditar, la responsable de realizar este trabajo especial fue la hija del auditor que cobraba por conducto de otra persona.

 

 

Pero el error de Romero Serrano no fue su efímero protagonismo, que pasó de inquisidor a reo, ni tampoco sus abusos y largas uñas en el manejo discrecional del presupuesto de la ASE. La debacle del auditor inició cuando estableció una alianza perversa con una de las enemigas más notorias del barbosismo, la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, con quien se reunía en privado.

 

Otro error que se acumuló a su manejo poco claro de su riqueza, fue el de haber incorporado hacia el interior del órgano fiscalizador a ex marinistas y ex morenovallistas plenamente identificados, que provocó la orden de despido, que fue acatada a regañadientes.

Para abril de 2021, a quince meses de haber iniciado su período de 7 años por el que duraba el cargo, el máximo fiscalizador del Estado, encontró la frialdad de Casa Aguayo, no era bien recibido, ni tampoco sus llamadas telefónicas. Se iniciaban las gestiones para pedir su renuncia voluntaria por motivos de salud y profesionales.

Como estrategia poco sensata, Romero Serrano, vociferó entre una borrachera y “amigos”, que su término como auditor aún era largo y pasaba en tiempo a la del gobernador que concluye, en caso de conservar la salud y la vida, en 2024; mientras que él tenía vigencia hasta el 2026, en donde las cuentas públicas del mandatario serían observadas a detalle.

 

“Córtenle la cabeza cuando ya había perdido las nalgas”

Esta es una versión digital de un expediente:

Libro Corrupción y Poder. Tomo I

Rodolfo Herrera Charolet.



[1] @Pacoromers

[3] El Heraldo de Puebla / https://heraldodemexico.com.mx/nacional/2019/6/10/congreso-de-puebla-expulsa-de-comisiones-jose-juan-espinosa-hector-alonso-granados-por-violencia-politica-de-genero-97676.html, Publicado el 10 de junio de 2019. Consultado el 30 de junio de 2019.

Especial reconocimiento a mi amigo, compadre y ex compañero legislador Martín Márquez de Al Minuto / por su orientación y apoyo, conocer del tema que ahora nos ocupa. No lo cito en el texto, pero es parte fundamental de la investigación.