Cabeza logo

header ads

Un montaje de la FGE la acusación contra diputada suplente

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla acusó a la diputada suplente morenista por el distrito XV de Tecamachalco, Sandra Nelly Cadena Santos y a su esposo Jesús P.G, de tentativa de homicidio contra agentes ministeriales, quienes en septiembre de 2021 catearon su domicilio.


La defensa de los presuntos ahora indiciados, Gerardo Miguel Santos, ofreció videos grabados por sus hijos que contradicen la versión oficial y afirma que el proceso se deriva de rivalidades políticas en virtud de que, la Sandra Nelly denunció a Marisol Cruz García, expresidenta municipal de Tecamachalco que buscaba reelegirse e impugnó la designación de Ignacio Mier Bañuelos como candidato a presidente municipal.

En aquella ocasión la entonces presidenta municipal calificó de una burla para los ciudadanos que el coordinador de Morena en San Lázaro, Ignacio Mier Velasco, haya impuesto a su hijo como candidato a edil y a su hija como candidata a diputada local y él mismo como diputado federal por la vía de la representación proporcional.

Tras fracasar Cruz García en su designación como candidata en la reelección, aprovechó su cargo público para armar un montaje y promover que la Fiscalía General del Estado realizara un catéo por una presunta llamada anónima en contra de la diputada suplente y su familia.

Inicialmente de acuerdo a los datos de la carpeta de investigación FIR/TEHUACAN-I/011214/2021 señalan que a las 06:40 horas del 22 de septiembre de 2021 agentes ministeriales llegaron a domicilio ubicado sobre privada del Rincón Encantado, sin número, de la colonia La Providencia, para dar cumplimiento a la orden de cateo que libró el Juez de Control de la Región Judicial Sur-Oriente con sede en Tecamachalco, Francisco Javier Martínez Castillo, para “la localización del vehículo Hyundai, tipo Atos, color gris, con placas de circulación UAL-4872 del estado de Puebla, armas de fuego y cartuchos de armas de fuego” que supuestamente fueron reportados mediante una llamada anónima.

Los ministeriales narraron que ingresaron al domicilio a la fuerza porque nadie les abrió, y "mientras recorrían la vivienda de tres niveles iban diciendo en voz alta “somos agentes investigadores, es una orden de cateo que estamos cumpliendo”, pero al llegar a una de las habitaciones una voz masculina (Jesús P.G.) les gritó: “que quieren hijos de la chingada, los vamos a matar” y ese mismo sujeto le disparó a la agente de nombre Dalia Sánchez en el abdomen de lado derecho, sin poner en riesgo su vida porque portaba chaleco antibalas.

Otro agente continúa: “me doy cuenta de que, en mi flanco derecho, en el costado izquierdo de la cama, se encuentra también una mujer (Sandra Nelly) armada, por lo que por instinto giro mi torso con dirección hacía mi derecha y en ese momento la mujer me grita diciendo ya se los cargó la chingada, los vamos a matar, al mismo instante en el cual me dispara con un arma de fuego tipo escuadra”.

En ese momento ambos fueron asegurados y se les hizo saber que estaban detenidos por intento de homicidio con la agravante de ser cometido en contra de servidores públicos. Después, durante la revisión a la vivienda, supuestamente los agentes ministeriales encontraron armas largas, cortas y granadas de uso exclusivo del Ejército Mexicano.

En la carpeta de investigación se especifica que al momento de ser detenidos la diputada vestía una pijama de playera rosa con pantalón negro mientras que su esposo portaba un pants de color gris, pleyera blanca y chamarra negra.

Los hijos de la pareja, ambos menores de edad, también se encontraban en el domicilio al momento del cateo y uno de ellos grabó varios videos que desmienten la versión de los ministeriales.

En el material solo se observa que Cadena Santos, quien es abogada, exigió que le presentaran y explicaran el motivo de la orden de cateo: “¿qué vas a registrar?” “Enséñame los resolutivos?” “¿A nombre de quién está la orden?”, cuestionó la ahora imputada.

Después pidió que le dieran permiso de irse a cambiar, pero en ninguna grabación aparece su esposo porque él ya estaba detenido y sometido en la planta baja de su domicilio y no portaba la vestimenta descrita por los ministeriales. Jesús P.G se encontraba en ropa interior y el mayor de sus hijos subió a una de las habitaciones por un short amarillo; en uno de los videos se observa que el adolescente pasa en medio de su mamá y los ministeriales con dicha prenda en la mano y baja las escaleras para entregárselo a su papá.

Los detenidos acusaron el robo de dinero, joyas y sus anillos de matrimonio que acababan de adquirir con motivo de su 20 Aniversario.

La defensa de Sandra y Jesús presentó dos quejas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH): una por incomunicación y otra por tortura debido a que fueron detenidos el 22 de septiembre, pero no fue hasta 48 horas después cuando aparecieron en el C5 de Tehuacán.

Luego, Jesús fue trasladado directamente al penal de Tepexi de Rodríguez y Sandra al de San Miguel. La audiencia de vinculación a proceso fue virtual y su defensa nunca pudo incorporar los videos como dato de prueba a su favor.

También hay un amparo por la vinculación a proceso por los delitos de homicidio y portación de arma de fuego, mismo que todavía no tiene resolutivo porque la Fiscalía General del Estado de Puebla argumenta que la carpeta de investigación quedó en manos de la Fiscalía General de la República, dependencia que lo negó.