jueves, 28 de septiembre de 2017

Fraudes Famosos: Carlo Ponzi

Fraudes famosos: Carlo Ponzi

Carlo Ponzi

Fue el creador del famoso sistema de pirámides, el cual se traduce en el pago de prometedores rendimientos y en realidad termina siendo una estafa en la cual las ganancias solamente las obtienen los primeros inversionistas, pues en algún momento la cadena se rompe.

El creador del fraudulento negocio tuvo una vida llena de lujos: mansión con aire acondicionado y calentador para su piscina. El ciudadano italiano realizó este tipo de estafa que se hizo fuerte en los años previos a 1920 y la época de la Gran Depresión.


Una biografía publicada por 'The New York Times' dice que Ponzi llegó de Italia el 15 de noviembre de 1903 y desembarcó en Boston, E.U. con "2,50 dólares en el bolsillo y un millón de dólares en esperanzas" tras apostar y perder casi todo el dinero de sus ahorros durante el viaje.

Colombia no entró en el listado, sin embargo...
El caso más parecido y sonado en el país es el de David Murcia Guzmán a quien se le acusa de lavado de activos y captación masiva de dinero. Murcia trabajó por varios años como camarógrafo y fue el principal accionista y representante legal de DMG Grupo Holding S.A., empresa que fue acusada de realizar negocios ilegales tales como lavado de dinero y esquemas piramidales, que son sancionados en Colombia bajo la figura de captación masiva e ilegal de dinero.

En el 2007, DMG llegó a reportar ingresos operacionales de 72.000 millones de pesos. Murcia fue detenido el 19 de noviembre de 2008 por las acusaciones imputadas y estuvo recluido en la cárcel La Picota, de Bogotá. Y desde entero del 2010 fue extraditado a Estados Unidos en donde es procesado por lavado de activos.

A este caso se suman otros que se encuentran en investigación y procesos, como son el de la firma Drfe y el de la ex presentadora de televisión Adriana Arango.


La historia de Carlo Ponzi

Carlo Ponzi (Lugo, Italia, 3 de marzo de 1882 – Río de Janeiro, Brasil, 18 de enero de 1949) fue un famoso delincuente de origen italiano especializado en estafas. Entre sus alias están Charles Ponei, Charles P. Bianchi, Carl and Carlo. El término "esquema Ponzi" fue acuñado por una estafa suya y hoy día es la descripción de cualquier estafa que paga a los primeros inversores ganancias de los inversores posteriores. Carlo Ponzi prometía a sus clientes un 50% de beneficios dentro de un plazo de 45 días, o 100% dentro de 90 días, con el simple hecho de comprar cupones postales descontinuados en otros países y redimiéndolos a su valor nominal en los Estados Unidos como una forma de arbitraje, probablemente inspirado por William F. Miller, un contador de Brooklyn que en 1899 utilizó el mismo sistema para estafar US$1,000,000.

Primeros años
Originario de la provincia de Rávena, emigró a Estados Unidos en 1903. Algunos de sus biógrafos aseguran que fue un estudiante ambicioso que quería prosperar y otros dicen de él que se trataba de un ladronzuelo con poco futuro al que su familia embarcó hacia América para quitárselo de encima. Ponzi aprendió a hablar inglés y después de pasar por trabajos eventuales inició una carrera que lo llevaría dos veces a prisión: una en Canadá, después de que le sorprendieran falsificando el nombre de una anciana que guardaba su dinero en el banco en el que trabajaba Ponzi, y otra en Boston, en 1911, por su implicación en un negocio de contrabando de emigrantes italianos.

Creación del negocio piramidal
Su golpe más importante lo dio en 1919, cuando al darse cuenta de que en los cupones que los inmigrantes italianos enviaban por carta a sus familias, extremadamente pobres a causa de la guerra, para que los cambiaran por dinero y pudieran responder a las cartas, había un negocio fabuloso. Consultó a amigos y conocidos y montó la empresa Securities Exchange Company. Comenzó a repartir cupones prometiendo unas ganancias del 50% en 45 días o del 100% pasados los tres meses.

En poco tiempo se convirtió en un personaje acaudalado, y tanto políticos como medios de comunicación lo presentaban como un empresario ejemplar. Todo funcionó muy bien durante los primeros meses: el dinero llegaba por montones y los intereses se pagaban religiosamente. Las viudas hipotecaban sus casas y la gente recogía sus ahorros para invertirlos en el negocio de Ponzi. Surgió algún problemilla legal, pero se resolvió abonando generosas cantidades de dinero.

La crisis de confianza se inició cuando el analista financiero Clarence Barron, por encargo del Boston Post, publicó un informe en el que se declaraba que, pese a los extraordinarios intereses que se pagaban, Carlo Ponzi no reinvertía ni un céntimo de sus enormes beneficios en la empresa. Se calculó que para cubrir las obligaciones contraídas se necesitaban 160 millones de cupones en circulación, cuando en realidad tan solo había 27.000. A partir de aquí, los acontecimientos se precipitaron: una multitud de inversores furiosos se presentaron ante las oficinas y tras demandarle fue ingresado de nuevo en prisión. El 1 de noviembre de 1920, Carlo Ponzi fue declarado culpable de fraude y se le condenó a cinco años de prisión. Salió tres años más tarde y le condenaron a nueve más.

Huida
Como estaba en libertad provisional decidió cambiar de aires y huir al estado de Florida, donde puso en marcha otra estafa, sin embargo, para entonces su mala fama ya se había extendido.

Antes de que le descubrieran se escapó al estado de Texas, y para intentar huir en un barco mercante se afeitó el bigote y la cabeza. Pese a ello terminó en la prisión de Massachusetts, donde permaneció hasta 1934. A las puertas del presidio le aguardaba un buen grupo de estafados que quería lincharlo, algo que no pudieron lograr debido a la intervención de la policía, que tuvo que protegerle. Como no se había nacionalizado estadounidense, lo deportaron a Italia y allí intentó poner en marcha su esquema sin éxito y terminó trabajando en una línea aérea italiana que operaba en Brasil. Tiempo después se supo que esta línea fue utilizada para hacer contrabando de materiales estratégicos.

Muerte
Carlo Ponzi vivió sus últimos días en la miseria, muriendo en un hospital de la caridad en Río de Janeiro el 18 de enero de 1949, Ponzi ha pasado a los manuales de economía por haber ideado lo que se conoce como esquema piramidal.

Fraudes inmobiliarios
Alertan sobre aumento de fraudes inmobiliarios

El empresario inmobiliario Alejandro Jalil García Monreal alertó sobre el aumento de fraudes que se cometen en la renta de casas o departamentos para turistas en este destino de playa, mediante ofertas publicadas en periódicos y la Internet.

En entrevista, Alejandro Jalil García Monreal, empresario inmobiliario, señaló que este tipo de fraudes va en aumento, ya que durante el año pasado se tuvo conocimiento de al menos medio centenar de casos, mientras que en lo que va de este 2015, han rebasado los 50 casos, de los cuales más de la mita se presentaron en el reciente periodo vacacional de semana santa, como lo confirmaron las autoridades locales.
El fraude consiste en que los clientes pagan un deposito por adelantado para garantizar la renta de un inmueble donde piensan vacacionar en este destino de playa, pero al llegar se encuentran con que no existe la casa, departamento o villa que contrataron y mucho menos pueden localizar a quien le pagaron el deposito”.
De acuerdo con datos aportados por la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), son alrededor de cinco mil habitaciones que se ofrecen como oferta extra hotelera, las cuales además de no estar regulados como servicios de hospedaje, tampoco pagan los impuestos correspondientes debido a que se trata de viviendas particulares que son ofrecidas como alternativas de alojamiento, pero sin la calidad ni las garantías que ofrecen las compañías hoteleras establecidas y al respeto Ignacio Lacunza Magaña, presidente de esta asociación en Acapulco afirmó que:
Nosotros recomendamos a las personas que usan el Internet para rentar un inmueble y vacacionar aquí en Acapulco, que lo hagan con empresas afiliadas a la AMPI, las cuales en sus ofertas de renta tienen el logo de la asociación, y con ello eviten ser víctimas de fraude como les ha sucedido a muchas personas
Lacunza Magaña pidió a la gente que desconfíen de las “ofertas espectaculares” que se ofrecen a través del Internet para la renta de inmuebles en Acapulco, sobre todo porque la gran mayoría de ellas terminan no siendo reales, ya que incluso en el menor de los casos los clientes se pueden encontrar con algo sustancialmente distinto de lo que contrataron mediante fotografías a lo que en realidad es.

Información publicada el 20 de Abril de 2015 / Actualizada el 28 de Septiembre de 2017

No hay comentarios: