Cabeza logo

header ads

Tras violación dos mujeres dan a luz

Tres mujeres, Olga de 38 años, Eliza de 19 y Tita de 16, fueron asaltadas y violadas el pasado 2 de febrero en la frontera Puebla- Veracruz, la menor, fue obligada a consumir cristal antes de que seis hombres comenzaran a abusar de ella, Olga y Tita resultaron embarazadas y sus hijos hoy cumplen tres meses de vida, los abusadores se vinculan con Roberto de los Santos de Jesús, alias “El Bukanas”.

Viernes, Diciembre 27, 2019
Las mujeres fueron asaltadas en un retén falso colocado sobre la carretera libre Esperanza-Orizaba, según información del portal e-consulta Veracruz.

Eliza, de 19 años, y Tita, de 16, nunca imaginaron que su primera experiencia sexual sería una violación tumultuaria. “A ellas no, ellas son niñas no saben de esto”, pidió Olga a sus seis agresores, pero la súplica fue precedida de golpes en contra de las 3 y más saña en el abuso.

Los minutos se volvieron horas de agonía. La noche cayó y fueron abandonadas. Mientras escurrían sudor y sangre, la madre de 38 años condujo a sus dos hijas hasta la orilla de la carretera.

Suplicaron ayuda, pero nadie se detenía. Quienes transitaban temían, quizá, vivir un infierno similar, producto de la violencia que azota la frontera de Puebla-Veracruz, controlada por Roberto de los Santos de Jesús, alias “El Bukanas”. 

En la zona, los retenes falsos han sido instrumento de atraco y violencia para integrantes del cártel “Sangre Nueva Zeta”. Crímenes de alto impacto de suscitan a diario: robo de camiones, secuestros, asaltos y violaciones.  

Una lona improvisada, hombres con chalecos y armas de grueso calibre es lo que recuerdan de aquella tarde fatídica. En un mar turbulento de dudas sospechan que fueron “cazadas” al bajar en una tienda de autoservicio en la ruta. 

Horas más tarde, una pareja se detuvo y las trasladó desde San José El Seco en Puebla hasta Nogales, Veracruz. Todo esto lo cuenta el hijo mayor, Adrián, quien pide ocultar sus identidades por seguridad. 

Desgarres profundos, hemorragias e infecciones derivaron de los golpes y la violación. Ese día, sabrían después, dos bebés fueron concebidos. Hoy cumplen tres meses de vida. Tita, la menor, tuvo un niño y Olga, su madre, una niña.

“Tal vez sirva para prevenir a la demás población sobre lo que realmente está pasando en México”; dice Adrián, quién en el anonimato denuncia un crimen que jamás será investigado y que nunca formará parte de las estadísticas. 

Cuatro meses les tomó vender todo lo que tenían en Nogales. La familia, con dos nuevos integrantes, se vio obligada a desplazarse; el miedo y la vergüenza las ha recluido en una modesta casa en otro estado que sostiene Adrián. 

La crianza, quizá, -dice Adrián- fue motivada por la ideología pro-vida propia del cristianismo, religión que incluso ya han abandonado.

“Si pudiera, haría con mis propias manos que pagaran todo el daño que hicieron, sí un solo violador es una porquería, imagina lo que seis hombres pudieron hacerles”, dice con desprecio el joven de 26 años. 

Con profundo temor, Adrián relata que no se han hecho pruebas para descartar si durante la violación fueron contagiadas de alguna enfermedad de transmisión sexual; ha intentado convencerlas sin éxito.  

Tita está confundida. Entre los estragos de la violación padece a diario sudoración excesiva, ansiedad y escalofríos.  Su mente juega con ella, algunos días piensa que disfrutó ser drogada, le confiesa en secreto a su hermano Adrián. 

Eliza se dedica a los cuidados y alimentación de su sobrino y su hermana, que nacieron con apenas unos días de diferencia, Tita se niega a lactar al menor, “por dolor y por asco”.

Olga usa pastillas para dormir que la mantienen inconsciente casi todo el tiempo. Evita a toda costa hablar de lo sucedido y les impide a sus hijas hacerlo. “Está ahí, inerte, drogada” dice su hijo mayor. 

Para Adrián, la vida les fue arrebatada. “No sabrán de tener novio o casarse, todo el tiempo están enojadas o tristes. Todos los días me narran el asco que sienten”.




Por culpa de policías, casi quedan impunes dos violaciones en Puebla
Domingo, Agosto 25, 2019

Por malas prácticas, negligencias y deficiencias en los protocolos para la atención de víctimas de violencia de género por parte de la Policía Estatal y Municipal de Puebla, dos casos de abuso sexual estuvieron a punto de quedar impunes en la última semana.

Aunque en la entidad existe el protocolo de Alerta de Género para 50 municipios, incluida la capital poblana, los casos de agresión sexual y violencia de género registrados en la última semana exhibieron la falta de protocolos por parte de las autoridades policiales que fungen como primeros respondientes.

Colombiano de Los Héroes libre por negligencia
Uno de los casos más recientes es el ocurrido en el fraccionamiento Los Héroes, donde un grupo de vecinos detuvo a José James, un ciudadano colombiano de 36 años de edad que fue señalado directamente por su víctima de haber intentado abusar sexualmente de ella así como de herirla en 20 ocasiones con un cuchillo.
Aunque fueron los vecinos quienes entraron al domicilio para rescatar a la víctima y someter al agresor, finalmente los agentes de la Policía Estatal fueron los que se encargaron de hacer el aseguramiento formal este hombre y de la víctima de 59 años de edad.

Según narró la hija de la agraviada en entrevista para e-consulta, la mala actuación de los elementos de la Policía Estatal a bordo de la patrulla PE-234 inició desde el fraccionamiento Los Héroes, cuando los uniformados pretendían trasladar a la víctima y al agresor a bordo de la misma patrulla.

Gracias a la intervención de los familiares fue que lograron que la parte afectada llegara hasta la dirección de la Policía Estatal Preventiva a bordo de un vehículo particular, aún y cuando no es necesario que el detenido sea presentado ante esta instancia.

Fue ahí cuando los elementos de la Policía Estatal argumentaron que por protocolo ellos debían de ser quienes se encargaran de trasladar a la víctima y al agresor ante el Ministerio Público, por lo que ambas partes viajaron a bordo de la misma patrulla, primero a la unidad de flagrancia en el C5 y después a la agencia especializada en Delitos Sexuales.

Esto ocasionó que José James fuera puesto a disposición del agente del Ministerio Público casi ocho horas después de su aseguramiento en flagrancia, lo cual terminó por provocar que durante la audiencia del sábado su detención fuera calificada como ilegal, no sólo por contradicciones de la autoridad ministerial sino por exceder el tiempo de la puesta a disposición.

La suma de todos estos factores permitió que José James fuera puesto en libertad, por lo que a fin de subsanar estas deficiencias, la Fiscalía General del Estado recurrió a la solicitud de una orden de aprehensión con la cual pretenden no dejar impune esta agresión y presentar a este hombre ante un juez por los delitos de violación y lesiones calificadas.

SSPTM tardó 12 horas en presentar al chofer de la Ruta 25

Esta misma semana se registró otro caso similar, donde la víctima fue una joven de 19 años de edad la cual presuntamente fue atacada por un chofer del transporte público y su ayudante a bordo de un microbús de la Ruta 25 del transporte público, en las inmediaciones de Balcones del Sur.

Aunque la detención ocurrió el lunes, no fue sino hasta el martes por la mañana cuando la madre de la agraviada denunció en medios de comunicación que tras casi 12 horas no habían sido atendidos por la Fiscalía General del Estado y temían que el detenido fuera puesto en libertad.

Sobre esta situación hay que destacar que el sospechoso, Isaías C., fue detenido por elementos de la Policía Municipal de Puebla y al igual que como ocurrió en el primero de los casos, no trasladaron de forma inmediata este sujeto ante la unidad de flagrancia de la Fiscalía General del Estado.

En cambio, lo llevaron a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal en Rancho Colorado, donde realizaron una entrevista a la víctima, situación que de acuerdo con las reglas del nuevo sistema de justicia penal acusatorio no es necesario.

Esto provocó que la puesta a disposición se retrasará por varias horas, motivo por el cual la Fiscalía General del Estado tuvo conocimiento de este hecho hasta entrada la madrugada del martes, dejándoles muy pocas horas para iniciar la carpeta de investigación.

Gracias a que el tiempo fue relativamente menor que el caso del fraccionamiento Los Héroes, durante la audiencia se calificó de legal la detención de Isaías, aunque esto no evitó que el caso estuviera en riesgo de quedar impune.

Sobre la situación del detenido, será este lunes cuando se desarrolle la audiencia de vinculación a proceso y se determine si hay elementos suficientes para la sujeción a proceso que permita a la Fiscalía tener unos meses más para la investigación y recolección de evidencia.





Publicar un comentario

0 Comentarios