lunes, 25 de septiembre de 2017

Fin del financiamiento a partidos políticos

Fauna Política
Se acaba el negocio de los partidos
Por Rodolfo Herrera Charolet


El terremoto que sacudió territorio nacional el pasado 19 de Septiembre de 2017, cimbró también las estructuras políticas del país, en donde el dispendio presupuestal había sentado sus reales. Este día (25 de septiembre) el Partido Revolucionario Institucional presentó una iniciativa de reforma Constitucional para acabar con el financiamiento público de los partidos políticos y en su lugar permitir el financiamiento privado, auditado y transparente. La noticia causó conmoción, pero fue bien recibida por la ciudadanía,  lo que sigue será presentarla a votación del Pleno que requiere la aprobación de las dos terceras partes de los diputados federales.


La exposición de motivos del PRI para proponer que los institutos políticos de todo color y doctrina renuncien al financiamiento del dinero público, es que en este momento de emergencia nacional  los seis mil millones de pesos que reciben los partidos políticos se utilicen para la reconstrucción nacional. Por su parte la Secretaria General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Claudia Ruíz Massieu, informó que el partido renuncia a la última partida de financiamiento de dinero público a que tiene derecho con las prerrogativas del año 2018, que suman 250 millones de pesos, los cuales serán regresados a la tesorería de la Federación para que los deposite en una cuenta para la ayuda de la reconstrucción de Chiapas, Oaxaca, Morreos, Puebla, y la Ciudad de México.

En el año 2017 el presupuesto federal asignado a los partidos fue superior a los 4 mil millones de pesos, sin contar los presupuestos estatales asignados. Esta cifra asignada, que resulta ofensiva para la ciudadanía, es una prerrogativa Constitucional que tienen como entes de interés público y medio legítimo para acceder al poder. Sin embargo en los temas de los partidos políticos, se incluyen como elementos imprescindibles; el poder, el dinero, las elecciones y la interdependencia estratégica.

El tema de financiamiento en momentos de crisis nacional, es visto por la ciudadanía como un desperdicio de dinero público, cuando existen otras necesidades prioritarias que no se realizan o postergan. El simple anuncio de que los partidos no recibirán dinero público, presentado por el partido en el poder público federal, revierte la tendencia negativa que llevaba, tras asumir Enrique Peña Nieto la presidencia de la República. Sea estrategia o genuino reclamo ciudadano que hace suyo el PRI, sin duda abre posibilidades de mejor aceptación en materia electoral, porque se acaba el negocio de los partidos.


¿O no lo cree usted?

Temas inmobiliarios:




No hay comentarios: