viernes, 10 de febrero de 2017

Secuestro termina en multihomicidio

2017 0210 | Los cuatro hombres que fueron ejecutados en Palmar de Bravo habrían sido balaceados cuando se estaban organizando para rescatar al hijo de uno de ellos, quien presuntamente fue privado de la libertad por sujetos armados, en aquella zona del estado.

Así lo arrojaron las primeras investigaciones, según revelaron fuentes extraoficiales.

De acuerdo con estas versiones, el rancho donde ocurrió la balacera la madrugada del jueves, es propiedad de uno de los hoy occisos, cuyo hijo fue levantado por un grupo armado.


Trascendió que el dueño del inmueble pidió ayuda a los otros tres varones para poder rescatar a su primogénito.

Todos ellos se reunieron en esa casa y mientras estaban planeando cómo iban a rescatar al joven, arribó un grupo numeroso de sicarios que abrió fuego contra ellos utilizando armas AR-15 y AK-47.

Según versiones de testigos, los atacantes llegaron encapuchados  y luego se dieron a la fuga en aproximadamente 20 o 30 camionetas, algunas de las cuales eran blindadas.

Los vecinos informaron a las autoridades que la balacera se escuchó durante varios minutos y, una vez que cesaron las detonaciones, los delincuentes escaparon.

Ayer, la Fiscalía General del Estado (FGE) infirmó que los fallecidos fueron identificados con los nombres de Osvaldo, Guillermo, Edgar y Jorge Hernández Jiménez, quien era regidor de Industria y Comercio del ayuntamiento de Quecholac.

Los dos primeros murieron en el lugar mientras que los últimos dos perecieron en un hospital de la zona.

Cuando los cuerpos de auxilio arribaron al referido rancho, encontraron cinco vehículos con impactos de bala en la carrocería, en dos de los cuales hallaron dos cadáveres. Los otros tres autos al parecer estaban calcinados.

Las cinco unidades fueron una camioneta Dodge Ram, tipo Durango, color rojo, con placas TYX-12-787 del Distrito Federal; una camioneta Chevrolet tipo pick up color rojo, con placas XB-68-964; una camioneta Lincoln pick up, color gris, con placas SK-79-917 de Puebla; un Chevy color azul, con placas TYE-15-45,  y una camioneta azul con placas 330-NAH.

Uno de los cadáveres fue localizado en un Chevy y el otro junto a la última camioneta en mención.

Ambos presentaban exposición de masa encefálica como consecuencia de los balazos que recibieron en la cabeza.

En un comunicado de prensa, la dependencia indicó que una de las líneas de investigación era un asunto entre ladrones de hidrocarburo, pero hoy el fiscal Víctor Carrancá Bourget aseguró que se trató de un hecho del crimen organizado.

“Estamos realizando todas las diligencias necesarias, es claro que son hechos que se vinculan con la delincuencia organizada”, señaló.

Por tratarse de ese asunto, la Fiscalía dio conocimiento del caso a la Procuraduría General de la República (PGR),  explicó el fiscal sin dar más detalles.

Aún se desconoce si el joven que fue levantado continúa privado de su libertad.

No hay comentarios: