martes, 18 de octubre de 2016

Van 69 homicidios violentos contra mujeres en Puebla en lo que va del 2016

Familiares de mujeres víctimas de asesinatos violentos marcharon este martes acompañadas de defensores de derechos humanos, periodistas e integrantes de colectivos y organizaciones, en demanda de una Alerta de Violencia de Género ante los 69 crímenes registrados en 2016 y que se suman a más de 400 ocurridos en el sexenio del gobernador Rafael Moreno Valle.

La marcha que partió de Ciudad Universitaria se convirtió en un largo y crudo testimonial de padres y madres que relataron la violencia con que fueron asesinadas sus hijas, la impunidad de los criminales y que sus reclamos que se han estrellado ante el sistema de justicia y el gobierno del estado.

Por tres horas los discursos fluyeron igual que las lágrimas de oradores y asistentes. La denuncia pública de cada familia era alternada con la participación en video de las periodistas Lydia Cacho, Blanche Petrich, Carmen Aristegui y la actriz  Jesusa Rodríguez, quienes se sumaron a la exigencia de que las autoridades en Puebla cumplan las 11 recomendaciones de la Conavim en materia de violencia contra las mujeres.

Felix Sonia Castillo, madre de María Georgina Phanoaya García, asesinada el 23 de junio; Vicente Castelán Castro, padre de Gizeh Castelán, apuñalada el 2 de octubre; Amada Barranco, madre de  Araceli Vázquez Barranco, ultimada por su exnovio el 13 de noviembre de 2013; Rocío Limón, madre de Paulina Camargo, reportada como desaparecida el 25 de agosto de 2015; coincidieron en que todos los crímenes permanecen en la impunidad, sin que autoridades procuren justicia, y pidiendo que sean los padres quienes ubiquen a los asesinos.

“Yo sigo buscando a mi hija, he cavado hoyos en donde me dicen, han sido tantos”, dijo Rocío.

Argelia Romero, madre de Olga Nayeli, asesinada en junio de 2014 por su esposo Moisés Torres López, denunció que el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Puebla, Manuel Nicolás Ríos Torres, ha dilatado la sentencia del homicida. A la fecha el caso está en igual condición que al principio, expuso.

En sus participaciones tanto Blanche Petrich, Carmen Aristegui, como Jesusa Rodríguez, se refirieron a que Puebla ha desplazado este año a los estados marcados por el feminicidio.

“De Chihuahua a Ciudad Juárez, Ecatepec, Estado de México, Tlanepantla, Chimalhuacán, el mapa de feminicidios se ha extendido velozmente a partir de 2008: Veracruz, Guerrero, Michoacán, Coahuila, Tamaulipas, Sinaloa. En los últimos años se han sumado San Luis Potosí, Quintana Roo, Yucatán y ahora Puebla supera con 69 en 2016 los conteos de los mapas mortíferos superándoles a todos”, dijo Petrich.

Señaló que la “flecha” de la estadística sigue “apuntando hacia arriba” mientras  las autoridades no sólo han sido incapaces de meter a la cárcel a los criminales, sino que también han sido ineptas para proteger a las mujeres y niñas.

“A las mujeres las matan por desobedecer el mandato machista. Como hace 23 años lo advertían activistas y defensoras del norte del país que reclamaban a sus muertas, la oleada de misoginia es apoyada por las alas más conservadoras de la iglesia, llegó a Puebla cruzando todo el territorio”.

La movilización terminó con un breve plantón frente a la Fiscalía General del Estado donde se colocó una gran cruz de flores en un círculo formado por los asistentes que guardaron un minuto de silencio por las muertas de Puebla.




Familiares de mujeres asesinadas encabezan la marcha que en estos momentos sale de la Facultad de Computación de la BUAP, y a las que acompañan académicos, activistas y estudiantes que caminan gritando "Alto al Feminicidio".

"Urgente y necesario salvar a las mujeres", "Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente", son algunas de las consignas que se gritan en el recorrido de la marcha, sobre la Avenida 14 Sur, para luego tomar la Avenida 2 de Octubre y  al mitin que se realizará en el Parque Juárez

La movilización se realiza a unas horas de que se registrara el asesinato a puñaladas de una mujer en plena vía pública de Teziutlán, elevando a 69 el número de feminicidios en lo que va de 2016.

Guadalupe Castro Blanco y Vicente Castelán Castro van al frente. La marcha a manera de catarsis sirve para que fluya el llanto por Gizeh Castelán Castro, de 26 años, asesinada el 2 de Octubre.

"El Fiscal nos pidió que no denunciáramos públicamente nada, que no sembráramos un clima de inseguridad y nos prohibió hablar con la prensa", dijeron.

Tras ellos, sola, marcha con una modesta cartulina Feliz Sonia Castillo exigiendo justicia mientras camina para su hija María Georgina Phanoaya Castillo, asesinada el 23 de junio de este año.

También marchan Argelia Romero, madre de Olga Nayeli Sosa Romero, joven que fue descuartizada por su esposo hace tres años y a pesar de que el asesino es confeso aún no hay sentencia.

"Los padres del asesino tienen a mi nieta, la pelearon en un juicio por custodia, con el argumento de que mi hija su madre, está muerta", dijo Argelia entre el más doloroso sollozo.

Exige periodista a gobierno atender feminicidios en Puebla

2016 1018 | "Él le partió el cráneo de mi hija Nayeli, atravesó su pecho, la dejó desangrar por más de 5 horas para cortarla en pedazos, machacar sus huesos y enterrarla luego por Atlixco", dijo Argelia Romero al abrir el mitin en el  Parque Juárez en repudio a los feminicidios en Puebla.

La periodista Carmen Aristegui, vía Skype, hizo un recorrido de la historia de muerte en los municipios del estado advirtiendo que Puebla es un estado que repunta en las violencias contra mujeres.
"Me sumo a las voces de una sociedad que protesta, pido un hasta aquí también por esas muertes que nos matan a nosotros", agregó.

Dijo que la Alerta por la Violencia de Género no es un juego y pidió a autoridades tomarlo en serio y
estar a la altura de la demanda de una sociedad en luto.

Universitarias y académicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) informaron que en conjunto con diversas organizaciones civiles y de familiares de víctimas, abrieron las Fosas clandestinas de Tetelcingo, que mostraron de forma clara la violencia feminicida y el gran interés por parte de gobierno de aquél estado para ocultarla ya que en estas fosas clandestinas se encontraron cuerpos de niñas con señales de tortura, asignadas a carpetas de cuerpos masculinos, mientras que algunos de los cuerpos de mujer no tenían ni carpetas de investigación.

"Las universidades públicas del país somos quizá de los últimos resquicios de ética donde nuestra labor es comprometer el saber académico a través del acompañamiento de víctimas y sus familiares, así como de la articulación con los movimientos ciudadanos y sociales en el estado, dijeron.

En el caso particular de feminicidios, según el Comité Contra los Feminicidios del estado de Morelos (COCOFEM) hay registrados 49 casos en lo que va del año 2016.

Pese a que en 8 de los 33 municipios del estado de Morelos se ha declarado Alerta de Violencia de Género (AVG) desde el 10 de agosto de 2015, el feminicidio ha ido en aumento pues  no se aplican correctamente los protocolos de investigación, no hay campañas informativas, no hay una base de datos certera y cotejable, no se ha dado seguimiento a las recomendaciones de los organismos de derechos humanos, no ha existido reparación del daño ni sentencias a los responsables de estos crímenes.
Académicas señalaron como responsable de las violencias sistémicas y en particular la violencia feminicida al Estado, que por acción, omisión y simulación sigue atacando los derechos humanos de las mujeres en Morelos y en todo el país.

Al finalizar su mensaje al mítin en el Parque Juárez, las universitarias morelenses dijeron "nos solidarizamos con el dolor vivido por familiares de las víctimas de feminicidio, desaparición, desaparición forzada, trata, explotación sexual y laboral, criminalización, prisión política, negación de los derechos sexuales y reproductivos, y todas las otras formas de violencia hacia las mujeres".





No hay comentarios: