martes, 11 de octubre de 2016

Moda: Payasos aterrorizan a personas


Rodolfo Herrera Charolet

Qué hay detrás del creciente número de payasos que atemorizan.
En los años 80´s cuando nació mi hija, era común que en las fiestas infantiles se contratara el espectáculo de un payaso, lo que en alguna ocasión realicé en un cumpleaños de mi hija. Para mi sorpresa el espectáculo fue un rotundo fracaso, porque lejos de divertir a mi pequeña, se asustó tanto que el resto de la fiesta se la pasó con los ojos llorosos y sin despegarse de los brazos de su madre. Luego la llevé al circo y ocurrió lo mismo durante los entre actos en donde participan los payasos. Cuando creció, ella misma me dijo que no le gustaban los payasos.

En agosto de 2016 ocurrieron los primeros casos en EE.UU., en donde jóvenes que se disfrazan de payasos del terror, tienen la ocurrencia de acechar a las personas, importunarlas o en algunos casos cometer ilícitos, hasta el homicidio.
Las bromas de personas vestidas de payasos con máscaras aterradoras se han extendido por numerosas localidades de Estados Unidos y ahora ya tienen ocupadas a las policías en Reino Unido y Canadá.

Como imitación y como era de esperarse, también en México han pretendido realizar dichos actos. Sin embargo un par de jovenes vestidos de payasos que pretendieron aterrorizar a los habitantes de Ecatepec en el Estado de México, fueron linchados en octubre de 2016. La muerte de los dos payasos, no despertó mayor interés en la fiscalía, por ser para ellos un hecho aislado ocurrido en la colonia América Santa Clara.

También a principios del mes de octubre de 2016, en Bardstown, Kentucky (EE.UU.), un hombre disparó al aire con un rifle AR-15 luego de que su esposa lo alertó de la presencia de uno de los "payasos horrorosos" en la calle. En realidad se trataba de una mujer que había salido a pasear a su perro cerca de la media noche, explicó a BBC Mundo un vocero de Departamento de Policía de Bardstown, Reece Riley. "No queremos ver a nadie herido. Nosotros vamos a lidiar con esto", dijo Riley, quien cree que este es un buen ejemplo de las consecuencias negativas del actuar de estos bromistas.

Sin embargo en diversas redes sociales como; Facebook, Twitter y YouTube, se difunden videos de personas que dicen dedicarse a "cazar" a quienes se disfrazan de payasos para asustar, lo que incluso ha desembocado en golpizas y como en el caso de Ecatepec, en su linchamiento.

En este año (2016) La policía detuvo en Middlesboro, Kentucky, a Jonathan Martin, quien estaba vestido de payaso y acechaba cerca de unos apartamentos. Basado en reportes de la prensa local, se publicaron casos ocurridos en 40 de los 50 estados de EE.UU.

La aparición de payasos va desde sitios urbanos en Nueva York, Nueva Jersey, California, Georgia y Florida, hasta condados rurales en Kentucky, Indiana, Kansas, Misuri o Carolina del Sur. Escuelas en Texas y Alabama han cerrado, y la policía ha hecho un puñado de detenciones, tanto de personas que dispersan rumores como quien en realidad viste trajes de payaso para acechar.

La detención de un individuo disfrazado de payaso en Kentucky se sumó a la alarma creada por casos similares. Las noticias han llegado hasta el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, quien fue cuestionado por periodistas acerca del creciente número de reportes a lo largo de todo Estados Unidos.

"Esta es una situación que las autoridades locales toman con seriedad y deben revisar cuidadosamente y a fondo si perciben amenazas a la seguridad de la comunidad, y deben hacerlo con prudencia".

En Waco, Kentucky, un usuario de Facebook captó a uno de los payasos que han sido reportados en el área.

Muchos de quienes personifican a estos payasos usan trajes y zapatos coloridos, lo usual de los payasos, pero con máscaras de horror, con cara desfigurada o expresión temible.

Normalmente actúan en la noche, en parques o zonas arboladas junto a caminos en donde aparecen de forma intempestiva para asustar a los transeúntes y conductores.
Una cuenta en Twitter llamada Clown Sightings (avistamiento de payasos), con casi 100.000 seguidores, ha compartido decenas de videos y fotos de casos en EE.UU. y otras partes del mundo.

"Estaba caminando por el cementerio de Shelthorpe (Inglaterra) en la acera junto a la escuela y se me acercó lo que solo puede ser descrito como un payaso con un hacha, nunca he estado tan aterrorizado en mi vida", dijo un usuario en la cuenta de Facebook de la localidad de Leicestershire.

Los bromistas se caracterizan por portar máscaras que asustan a la gente, aunque en algunos casos han sido asegurados con armas.
En Canadá, la policía ha tenido reportes en Quebec, Halifax, Gatineau, Nueva Escocia, Bretoin, Bownmanville, Ontario, Toronto y Ottawa.

En Inglaterra y Gales, la policía ha recibido decenas de llamadas, pero como en EE.UU. y Canadá, tienen que liderar con los reportes reales y con las denuncias falsas y rumores.

El jefe superintendente Andy Boyd, de la policía de Tames Valley (Reino Unido) dijo: 
"Si bien no queremos ser acusados de impedir que la gente disfrute de su libertad, también pedimos a esas mismas personas que piensen en el impacto de su comportamiento sobre los demás… Sus acciones pueden provocar miedo y ansiedad a otras personas. Esto podría ser percibido como intimidación y amenazas que podrían dar lugar a delitos de orden público, detención y antecedentes penales".

Este fenómeno fue observado por primera vez en la década de 1980, cuando un grupo de estudiantes de Massachusetts dijo que un payaso los estaba tratando de llamar a una camioneta, explica Benjamin Radford, autor de un libro sobre este fenómeno social.

El folclorista Timothy Evans explica que se trata de un comportamiento llamado "ostensión", o la personificación de leyendas urbanas.

Un caso clásico de la ostensión podría implicar a un grupo de estudiantes de secundaria que van a un cementerio que creen que está embrujado y "ven" un fantasma.

Slender Man
Slender Man surgió como un personaje de ficción cuya historia se difundió rápidamente en internet en 2014.

Pero en ocasiones llega a algo más trágico, como el caso de dos chicas en el estado de Wisconsin (EE.UU.) que apuñalaron a su amiga en 2014 por demostrar su dedicación a Slender Man (o Slenderman), un personaje de terror de fantasía.

Slender Man es el pariente más cercano a estos "payasos horrorosos".

También en 2014, la policía francesa detuvo a 14 adolescentes que aterrorizaron a residentes por vestirse como payasos y llevar armas.

Un niño de 12 años fue detenido con unas máscaras y un cuchillo de plástico con el que asustaba a otros menores en una primaria de Durham, en Reino Unido.

¿Por qué nos dan miedo los payasos?
El profesor Mark Griffiths, psicólogo de la Universidad de Nottingham Trent, dice que los payasos tienden a dar miedo por su apariencia exagerada y su representación del mal en películas.

"La mayoría de las personas no tienen miedo a los payasos en su día a día, pero la cara de un payaso ha pasado a formar parte de una cultura del susto... "Hay un estereotipo del payaso desagradable, malvado, misterioso. Si nos fijamos en los payasos lo que tendemos a encontrar es que parte de su cara o pies son exagerados, enormes narices, bocas de miedo y cabello exorbitante… También tenemos un tropo cinematográfico. Si nos fijamos en todo, desde Heath Ledger en Batman a Eso de Stephen King, tenemos a estos personajes con caras de payaso matando gente o haciendo cosas realmente desagradables. Incluso si no has estado en contacto con payasos, estás influenciado por lo que se ve en la televisión y en las películas… Hey, chicos, es hora de enfriar la histeria de los payasos, la mayoría de ellos son buenos, animan a los niños, hacer reír a la gente", 

¿Moda pasajera?
Las leyendas urbanas han pasado de boca en boca durante muchos años, pero los casos como Slender Man y los "payasos asesinos" se extendieron como relámpago gracias a internet, afirman los expertos que han analizado esta conducta, quienes consideran que a diferencia de las leyendas urbanas clásicas, que tienden a quedarse durante décadas y son contadas constantemente con el tiempo, la moda de los “payasos tenebrosos” podría desaparecer en cinco o seis años.

El escritor Benjamin Radford, quien estudió los casos de 2013 a 2015, duda en que se vayan para siempre y podrían presentarse otros payasos horrorosos, por imitación o con nuevas variantes.

 Coulrofobia
Generalmente los asociamos a momentos divertidos y entrañables. Sin embargo, para un pequeño porcentaje de la población, la figura del payaso se asocia a sensaciones negativas y desagradables, hasta el punto de que sienten auténtico temor. Es lo que se conoce como 'coulrofobia' o miedo a los payasos.
La fobia a los payasos suele estar muy relacionada con causas emocionales latentes en el subconsciente de la persona, con lo cual no existe un tratamiento sencillo para curarla. No obstante, existen métodos y técnicas de tratamiento que permiten ayudar con una buena tasa de mejora.
Síntomas de la coulrofobia
La parte visible de la fobia a los payasos es el pánico, el miedo y la angustia del fóbico en presencia de la imagen del payaso. Aunque es frecuente que este miedo sea percibido como algo ridículo o gracioso por terceras personas, el sujeto que experimenta la fobia a los payasos puede llegar a desencadenar severos ataques de ansiedad en las situaciones descritas.
Otros síntomas asociados al miedo a los payasos son:
Sensación de miedo intenso.
Temblores.
Ansiedad.
Taquicardia y sensación de latido irregular.
Dificultad en la respiración.

Causas de la fobia a los payasos
Las causas responsables de esta fobia irracional son varias, y cada caso es único. La mayor parte de las personas afectadas por coulrofobia refieren haber experimentado una vivencia personal negativa en torno a la figura de un payaso. No obstante, la mayoría de expertos en psicología clínica y fobias sostienen que la causa fundamental se encontraría en el imaginario creado por los medios de comunicación acerca de los payasos.
La figura del payaso ha sido empleada habitualmente en películas de terror como una técnica para causar miedo al espectador. Así, el cineasta crea una disonancia cognitiva muy efectista, utilizando una figura comúnmente asociada al entretenimiento y a la diversión como todo lo contrario: un sádico o un psicópata, sorprendiendo de este modo al público.

También existe un gran consenso entre los profesionales de la salud mental en que una de las principales causas de la coulrofobia se debe a las características del maquillaje que emplean los payasos. Los colores vivos, los ojos y sonrisas exagerados, la nariz roja, son estímulos chocantes para la mente de un niño, y pueden llegar a causarle miedo, del mismo modo en que algunos pequeños también temen sentarse en el regazo de Santa Claus.

El miedo a los payasos, en consecuencia, puede tener uno de sus orígenes en la desconfianza que genera la cara histriónicamente maquillada, que no deja vislumbrar la expresión facial auténtica.

Tratamiento para la coulrofobia
Muchos padres optan por intentar evitar que sus hijos con miedo a los payasos se encuentren en situaciones donde haya payasos, como las fiestas de cumpleaños. Esto puede parecer una medida razonable si el miedo es muy intenso, pero lo cierto es que los payasos pueden aparecer en otros contextos distintos. El mejor tratamiento para superar la coulrofobia es el que un profesional en psicoterapia puede elaborar en base a un buen diagnóstico, para adecuar el remedio a las causas del miedo irracional.
Las técnicas y métodos para el tratamiento más habituales para combatir la fobia a los payasos suelen incluir la terapia psicológica, que mediante la habituación, permite a las personas con fobia tomar contacto progresivamente con la causa del miedo (los payasos, en este caso), de modo que las malas sensaciones van disminuyendo de forma gradual.
En el transcurso de la psicoterapia basada en la desensibilización, la angustia experimentada debería ir menguando. Las primeras sesiones suelen girar en torno a la discusión y reflexión sobre el miedo, para posteriormente empezar a ver imágenes relacionadas con el objeto de fobia: los payasos. Si el tratamiento va surtiendo efecto, el paciente debería llegar a poder estar a gusto y sin sufrir ninguno de los síntomas de la coulrofobia aun en presencia de payasos en la misma habitación. El proceso de desensibilización posibilita que las personas con fobia a los payasos se familiaricen poco a poco a su miedo y, finalmente, queden insensibilizados ante la fobia, superándola.

Referencias bibliográficas:
Durwin, J. (2010). Coulrophobia & The Trickster. Trinity.

No hay comentarios: