martes, 20 de septiembre de 2016

Asesinan a dos sacerdotes

Luis Ángel Bravo, fiscal general de Veracruz, descartó que el asesinato de los 2 sacerdotes católicos en Poza Rica, Veracruz, esté vinculado al crimen organizado.

Los sacerdotes católicos fueron identificados como Alejo Naborí y José Alfredo Jiménez Juárez.

La teoría del fiscal apunta a que el crimen derivó de un pleito que los religiosos sostuvieron con otras personas cuando consumían alcohol.

El fiscal dedujo que los dos curas, un sacerdote y un sacristán, conocían a sus verdugos y que estaban bebiendo alcohol con ellos.

En un momento determinado, los religiosos y sus victimarios comenzaron a discutir por una deuda de 5 mil pesos, lo que derivó en una riña.

La hipótesis del fiscal afirma que son 5 los sujetos que mataron a los religiosos.

Los criminales se llevaron el dinero de las limosnas y dos vehículos.

Al sacerdote le dieron 9 balazos y al sacristán nada más uno.

Otra versión publicada en torno al homicidio doloso afirma:

Nabor Alejo Jiménez Juárez, de 50 años de edad, uno de los dos párrocos que fueron levantados y ejecutados en Veracruz, eraoriginario del municipio de Tehuacán.

Nabor y su compañero, José Alfredo Suárez, encabezaban la iglesia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en la colonia Petromex, en Poza Rica Veracruz, donde ayer fueron privados de su libertad, poco antes de la medianoche.

De acuerdo con los medios de aquella entidad, varios sujetos armados arribaron a la parroquia y amarraron a los dos sacerdotes y al sacristán que también se encontraba en esos momentos.

A los tres los subieron a una camioneta y se los llevaron con rumbo desconocido. Hoy, alrededor de las 10:00 horas, el auxiliar regresó a la iglesia y les dijo a sus superiores y a las autoridades que logró escapar de sus captores antes de que lo privaran de la vida.

A las 13:00 horas, unas personas reportaron a las autoridades el hallazgo de dos cadáveres en la carretera Papantla-Poza Rica, en lacomunidad de Reforma Escolín, del municipio de Papantla.

Trascendió que los cuerpos presentaban impactos de bala en el rostro y estaban amarrados de pies y manos.

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz confirmó que las víctimas son los dos curas raptados, por lo que ya se encuentra trabajando en las investigaciones para esclarecer este doble homicidio.

Alejo Jiménez y Alfredo Suárez eran egresados del Seminario Mayor de Teziutlán, Puebla. El primero era originario del municipio deTehuacán, mientras que el segundo era de Misantla, Veracruz.

Identifican a presunto homicida

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz informó que ya tiene identificado a uno de los homicidas que participó en la ejecución de los dos sacerdotes que fueron secuestrados en Poza Rica, uno de los cuales era originario del municipio de Tehuacán, Puebla.

En un comunicado, la dependencia estatal mencionó que ya cuenta con avances en las indagatorias y señaló que continúa realizando diligencias para consignar la carpeta de investigación ante un juez de control.

El documento no dio más detalles sobre el probable responsable ni de los avances de las pesquisas.

"A 10 horas de haber conocido de la privación de la libertad de tres personas en esta ciudad, la Fiscalía General de Estado (FGE), a  través de la Fiscalía Regional Zona Norte Tuxpan, ha desahogado 25 diligencias y cuenta ya con la identidad de un probable responsable", indicó en el boletín.

"El Fiscal Investigador continúa con la integración de la Carpeta de Investigación y en próximas horas será consignada ante el Juez de Control."

"La Fiscalía General del Estado seguirá informando de este caso en el marco de la Ley y de acuerdo con los tiempos que el Derecho permita."

"Los cuerpos de dos de las víctimas fueron localizados sin vida (…) en un paraje ubicado sobre la carretera Papantla-Poza Rica, en la comunidad Reforma Escolín, municipio de Papantla; mientras que la tercera persona fue localizada con vida por elementos de la Fuerza Civil de Veracruz y fue puesta a resguardo."

Iglesia exige justicia
La jerarquía católica lamentó el secuestro y ejecución de dos sacerdotes en el estado de Veracruz.

Los sacerdotes católicos fueron identificados como Alejo Naborí y José Alfredo Jiménez Juárez.

La Conferencia del Episcopado Mexicano exigió que el caso se investigue y se aplique la justicia de forma expedita.

Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, afirmó que la iglesia católica expresa su indignación por el asesinato de los dos sacerdotes.

“A los familiares de los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Juárez de la Cruz que fueron privados de la vida, externamos nuestro dolor e indignación ante la violencia ejercida contra ellos”, dijo.

Pidieron que las autoridades aclaren el asesinato de los dos curas católicos y que se les aplique la justicia a los responsables.

“Imploramos al Señor la conversión de sus agresores; de la autoridad esperamos el esclarecimiento de los hechos y la aplicación de la justicia contra los responsables”, dijo.

Versiones preliminares indican que un comando armado llegó hasta la iglesia Nuestra Señora de Fátima de la coloniaPetromex y secuestró a los curas.

Los cueros de los religiosos fueron descubiertos en el municipio de Papantla, Veracruz.

No hay comentarios: