miércoles, 27 de julio de 2016

Ocho años de cárcel a policías corruptos

2016 0727 | El exdirector de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, está a unos días de recibir sentencia en el caso que enfrenta con la Procuraduría General de la República (PGR) y Petróleos Mexicanos (Pemex), que lo acusan del delito de robo de hidrocarburo, en la modalidad de sustracción.

Alejandro Reynoso Rosete, agente del Ministerio Público Federal, hizo saber a la jueza Gabriela Rodríguez Escobar que, en caso de ganar el juicio, pedirá que se imponga a los acusados la pena que establece la ley, que es de ocho años en prisión y se demandará una multa económica.


El 14 de julio de 2015 los ex mandos policiacos fueron detenidos en Tepeaca por el Ejército Mexicano, cuando presuntamentebrindaban seguridad a sujetos que robaban combustible en dos tomas clandestinas, ubicadas entre terrenos de cultivo.

Tras casi 15 horas de audiencia intermedia, la jueza de Control del Centro de Justicia Penal Federal, Gabriela Rodríguez Escobar, determinó que las actuaciones llevadas a cabo fueran remitidas al Tribunal de Juicio Oral, donde el titular fijará la fecha para el juicio respectivo, en el que finalmente se resolverá la situación jurídica de Estrada López y Tomás Méndez Lozano, exjefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Durante la diligencia, que se inició el martes a las 14:30 horas y culminó a las 05:00 horas del miércoles, la defensa legal de los exfuncionarios expuso las pruebas que utilizará en el juicio para sustentar la inocencia de sus clientes. La jueza rechazó algunas pero admitió la mayoría, entre las cuales se encuentran pruebas materiales y documentales, así como testimonios o testigos.

Por otro lado, Rodríguez Escobar desechó algunos indicios presentados por la parte acusadora, al considerar que eran ilícitos.

En el juicio oral, serán llamados a declarar varios testigos a favor de Estrada López y Méndez Lozano, como civiles y personal de la SSP. Los que declararían en contra serían los militares y agentes de Pemex que realizaron el aseguramiento de los ex mandos policiacos, el 13 de julio de 2015, en el municipio de Tepeaca.

También estarán presentes algunas autoridades locales para dar sus testimonios a favor y en contra.

Piden que acusados paguen con cárcel y por daños a Pemex

Alejandro Reynoso Rosete, agente del Ministerio Público Federal, hizo saber a la jueza que, en caso de ganar el juicio, pedirá que se imponga a los acusados la pena que establece la ley, que es de ocho años en prisión.

Del mismo modo, Ana Lilia Guarneros López, representante legal de Pemex, pretende que los imputados paguen un monto de aproximadamente 152 mil 700 pesos, como reparación del daño a la paraestatal.

Esta última detalló que son 115 mil 900 pesos por la reparación de ductos por dos tomas clandestinas aseguradas y 36 mil 789 pesos por la recuperación de 13 mil 385 litros de gasolina magna, presuntamente robada.

Abogados confían en ganar el juicio

Los representantes de Estrada y Méndez Lozano explicaron brevemente a la jueza que la detención ocurrió de manera distinta a la que argumentó el Ejército Mexicano, pues los expolicías estaban en espera de refuerzos para poder retirar una camioneta volcada que momentos antes había sido perseguida por uniformados estatales y cuyos tripulantes se dieron a la fuga.

Alegaron que los acusados no tuvieron relación con los huachicoleros  ni con los casi 30 vehículos asegurados en el lugar, además de que la escena de los hechos y otras evidencias, como sus teléfonos personales, fueron manipulados por los soldados para vincularlos con el delito de robo de hidrocarburo.

Por su parte, PGR y Pemex mencionaron que cuentan con conversaciones Whatsapp que demuestran la relación de Estrada con presuntos chupaductos, así como testimonios de policías de Tepeaca, quienes ese día intentaron brindarles apoyo a Estrada y Tomás Méndez, pero éstos les ordenaron que se retiraran.

Uno de los abogados de los exjefes policiacos confió en que ganarán el caso, pues señaló que las pruebas aportadas por la parte acusadora son falsas y son trampas para involucrar a sus defendidos en un hecho que no cometieron, además de que las declaraciones de los agentes aprehensores (militares) tienen diversas contradicciones.

Consideró que detrás de la detención de sus clientes hubo una “conspiración”, pero dijo desconocer por ahora a los autores que orquestaron todo esto para dañar a sus defendidos.

Aseveró que, por esa razón, aunque no vayan a ganar el juicio, presentarán una denuncia contra los responsables, a fin de que paguen las consecuencias de sus actos.

En días pasados, este medio informó que los abogados de los probables responsables solicitaron el sobreseimiento del proceso, luego de una investigación en la que recopilaron indicios que acreditan que no hay motivos para enjuiciar a sus clientes, según lo explicó uno de los defensores.

No hay comentarios: