viernes, 13 de mayo de 2016

Alta la percepción de corrupción en Puebla

La percepción de corrupción, la mortalidad infantil, desigualdad de ingresos de la población, la participación de la sociedad en política y equidad en las instituciones, forman parte de los aspectos que separan a Puebla, como el segundo estado menos democrático del país, y a Yucatán, que está en la cima del Índice de Desarrollo Democrático de México (IDDM) 2015.

En esta medición, Puebla quedó apenas por encima de Guerrero, según lo reveló el informe realizado por la fundación Konrad Adenauer Stiftung y la consultora PoliLat,
el cual está respaldado por el Instituto Nacional Electoral (INE), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el Colegio de México.

El análisis contempla cuatro variables a nivel general: Respeto a los derechos políticos y libertades civiles, calidad institucional y eficiencia política, capacidad para generar políticas que aseguren bienestar y la eficiencia económica, las cuales a su vez contienen 26 subcategorías calificadas en una escala de cero a 10 mil puntos.

Indicador de desestabilización

Una de las peores calificaciones que Puebla arrojó fue en el “Indicador de desestabilización”, el cual da cuenta de la existencia de las mayorías y minorías sociales sin representación política, así como de la existencia o no de víctimas de la violencia política. El significado de un puntaje bajo en este rubro indica la posible existencia de organizaciones armadas y de delincuencia organizada.

En la medición, Puebla tuvo una calificación de cero puntos, mientras que Yucatán logró 10 mil, que es la máxima calificación.

Además la entidad también obtuvo un bajo puntaje en la “democracia” de sus instituciones, pues este fue de 2 mil 339 contra 7 mil 702 del segundo estado.

Mortalidad infantil

Dentro de la variable de “Democracia social”, el informe mide la tasa de mortalidad infantil, a fin de ubicar la calidad y eficiencia del sistema de salud y del apoyo estatal a los sectores de menores ingresos, ya que la mayoría de las muertes antes del primer año de edad son evitables.

Según refiere el reporte, gran parte de los fallecimientos de infantes en su primer año de vida se deben a factores relativos al nivel de nutrición, a los cuidados del niño y al acceso a infraestructura sanitaria básica, tales como controles pediátricos regulares y consumo de agua potable.

La tasa de mortalidad infantil es una variable sensible a los cambios de políticas que se producen en una determinada jurisdicción. Es también un indicador que expresa parcialmente el nivel de calidad de vida al que accede una sociedad. Sin embargo Puebla obtuvo una calificación de cero puntos que contrasta con los 6 mil 998 que logró Yucatán.

Población en pobreza

En cuanto a la “población bajo la línea de pobreza”, la entidad poblana también obtuvo un bajo puntaje, pues logró 2 mil 97 contra 5 mil 430.

Esa variable da cuenta de la eficiencia y eficacia del sistema gubernamental para resolver los problemas básicos de los sectores más humildes de la población. Si los resultados de la política estatal no logran disminuir los altos niveles de pobreza, se está en presencia de un sistema inequitativo en cuanto a la distribución de la riqueza y poco eficiente para la integración social.

Percepción de la corrupción

Otra de las variables en las que el estado resultó mal evaluado es el “Índice de percepción de la corrupción”, pues logró mil 77 puntos que contrastan con los 7 mil 576 que logró Yucatán.

Ese indicador, el cual retoma datos de la Encuesta Nacional de calidad e impacto gubernamental 2013 del INEGI, evalúa la calidad de las instituciones, lo que se relaciona con la vulnerabilidad de la democracia.

Desigualdad de ingresos

La entidad poblana también obtuvo una calificación baja en cuanto a la “desigualdad de ingresos” de la población, en comparación conYucatán, pues la primera logró 3 mil 798 puntos contra 6 mil 312 de la segunda.

Ese indicador permite revisar cómo se distribuye la riqueza generada en cada entidad y si esa distribución contribuye o no a revertir situaciones de desigualdad, pues cuando unos pocos concentran una alta porción del ingreso, el consumo de la mayoría de la población es escaso.

La desigualdad en la distribución del ingreso es uno de los factores que limita el desarrollo social y económico, según se advierte en el análisis, pues una sociedad menos igualitaria condiciona las posibilidades de sus ciudadanos para desarrollarse.

Adhesión política

El tema de “adhesión política” refleja la proporción de votantes que acepta o elige alguna propuesta política. Puebla obtuvo 5 mil 662 puntos contra 10 mil de Yucatán.

“El indicador no solo habla del caudal de la participación electoral sino además considera el peso de los votos nulos, lo que permite reflejar la adhesión de la ciudadanía a alguna de las propuestas políticas presentadas al electorado”, se cita en el informe.


No hay comentarios: