viernes, 26 de febrero de 2016

Jugaban en un encuentro sexual y murió de un "pepinazo"

Con 46 años y un lamentable descuido, Oliver Dietmann disfrutaba de un encuentro íntimo con su pareja cuando se le ocurrió utilizar zanahorias y pepinos para darle placer.


Ambos se encontraban en completo estado de ebriedad, Oliver colocó un trozo de este en la garganta de la chica y fue a la cocina cuando se percató de que comenzó a salir humo, cuando regresó su novia estaba inconsciente; se había asfixiado.

Según el informe del médico, la mujer falleció por un trozo de vegetal encajado en la garganta, lo que le impidió respirar y la dejó en coma. Aunque el hecho ocurrió en julio de 2014, su novia fue desconectada recientemente y el veredicto final se dará el próximo viernes 26 de febrero.

No hay comentarios: