viernes, 12 de febrero de 2016

Cabinas de placer

Por 10 pesos la hora, sexo y mas sexo hasta que el cuerpo aguante
 

Ante la complicidad y complacencia de las autoridades municipales que encabeza Tony Gali, las cabinas de placer y las prostitución en Puebla es cotidiana, logrando popularidad en redes sociales.

Una relación sexual coital en las cabinas de la Unidad Habitacional "La Margarita" cuesta 10 pesos la hora. Una entrada al mundo del sexo fácil y sin compromisos, aunque si con sus consecuencias, la de contraer Sida o alguna infección de transmisión sexual (ITS).

Las cabinas son oscuras, una luz rojiza ilumina un pasillo, en donde se escuchan los gritos, gemidos, jadeos, entre olor a sexo, sudor y fluidos acumulados. Los que van a consumir el sexo fácil, pasan por el Café Internet que oculta el lugar y caminando a tientas buscan la cabina disponible. En ese lugar una computadora, su silla y puerta están esperándolos. En las paredes los agujeros disponibles, en donde se lleva a cabo la "fiesta".

El consumo es familiar y para todas las edades, incluyendo a menores, quienes en su mayoría asisten a la CQ Técnica 11 y dicen a sus padres que van a al Internet a realizar sus tareas.

 La construcción de tres pisos pintado de verde, inicia con un "café internet" en donde hay una puerta interior de metal. Los que ya saben, pasan y se dirigen con un cobrador de unos 35 años de edad, pagan y él les entrega su ficha para el cuartito de Internet "Privado".

El costo varía, utilizar la "compu" para visitar sitios "porno" 10 pesos la hora, aunque son gratuitos ya los sitios, el privado cuesta. Ahí los usuarios pueden masturbarse a rienda suelta, frente al monitor que exhibe el proceso de la "peli" porno. Si desea el usuario, faje, mamada o sexo, su costo puede variar, a precios accesibles desde luego. Ojo... después de las 7 PM el Café es gratis, no olvides solicitarlo.

El pasillo comunica a 15 cabinas, perfectamente distribuidas en dos filas, siete de cada lado, una al fondo de frente. Hummm el olor con ese toque sutil que se mezcla en sudor, axila y sexo, da el ambiente de antro de mala muerte, la ventaja es queno hay humo de tabaco ni licor, así que es 100% libre de humo y saludable. Lo malo es que en las paredes hay agujeros en donde el "servicio" puede ser auxiliado y pasar de la "peli" a la vida real.

Aunque las cabinas son de un metro cuadrado, tienen sus paredes izquierda y derecha un orificio de 20 centímetros ancho, útil para un encuentro sexual o ser un espectador y observar a tu vecino como se masturba frente al monitor o en "acción con su buen vecino" que entre mamada y mamada dejan escapar sus gemidos. Si entre tu vecino hay acuerdo, pues simplemente se invitan a su cabina y abandonan una de ellas, para que apretaditos hagan pareja o trío, pero si el gordito ocupa mucho espacio, tendrán que evitar mayor compañía. 

No te preocupes en recargarte en la tablaroca, está bien sujeta al piso. También un chat privado conecta a todos los usuarios y pueden desde su sitio concertar el ligue. Total, es un momento de placer en donde a temprana luz, todos se ven pero no se distinguen.

Sugerencia final:
Como los dueños del lugar no advierten de carencias, procura llevar tu condón nuevo, papel higiénico y toallitas humedas (de esas que usan las mamis para limpiar colitas de bb). Procura prendas flojas y de fácil abrochado. En cuanto a las autoridades, ni te preocupes, ellas se hacen de la vista gorda, porque cobran mensualmente su "cuota" y así el negocio "está en regla". Disfruta el momento y si te da Sida, tampoco te preocupes que el gobierno se hace cargo de ti y hasta "Caritas" te regala el ataud cuando mueras. Si tampoco tienes dinero para el condón, acude a la Secretaría de Salud que te los dan gratis... eso si... son medio corrientes y se llegan a romper. No pidas lubricante, porque al parecer únicamente los grupos Lesbico Gay Bisexuales, Transexuales, Transgénero parece que reciben su dotación (al menos eso lo solicitaron hace 6 años y el nuevo gobierno dice que lo proporciona con cargo a nuestros impuestos).