jueves, 15 de octubre de 2015

Timan a mujer con el "billete de lotería premiado"

Nuevamente una mujer incauta fue objeto de un tiempo con el engaño del billete de lotería premiado, unos ladrones lograron robarle a una mujer la cantidad de 11 mil pesos en efectivo que apenas había retirado de un banco ubicado en la zona de la CAPU.

Los hechos sucedieron alrededor de las 14:00 horas de este jueves, afuera de la sucursal Banamex de bulevar Norte y avenida La Pedrera, cuando la víctima se disponía a retirarse a su destino y fue interceptada por  una pareja.

El hombre y la mujer le dijeron que tenían un billete de lotería premiado con una importante cantidad de dinero; sin embargo, no tenían credencial de elector para cobrarlo, por eso le pidieron que les cambiara el billete y como garantía ella debía darles el dinero que acababa de retirar.

Los sujetos supieron envolverla de tal manera que la mujer les entregó el efectivo y cuando se encaminó a un negocio de juegos de azar, se dio cuenta que el supuesto billete no era más que un recorte de periódico.

Al regresar con los ladrones, se dio cuenta de que ya no estaban y que todo había sido una estafa. De inmediato pidió ayuda a las autoridades policíacas, las cuales acudieron en seguida, aunque no pudieron hacer mucho.

Los responsables lograron darse a la fuga y la agraviada tuvo que ir al Ministerio Público para presentar su denuncia por este robo.

Antecedentes
Vivir en el azar implica riesgos y siempre esperamos que nuestras decisiones hayan sido las correctas. Por algo dicen que las oportunidades son un cachito de lotería.

La necesidad de creer en la suerte es el pan de cada día y más en tiempos de crisis económica. Lo podemos ver en aquel señor que lee el horóscopo antes de salir de casa o el que no quiere pasar debajo de una escalera. Uno nunca sabe qué suerte le va a tocar.

Para muchos esta “fe” es un punto débil que aprovechan algunos estafadores para hacer “su agosto” y son especialistas en los juegos de azar como la lotería o el Melate, pero ¿cómo funciona este fraude?

Los criminales suelen actuar como una persona vulnerable: alguien muy pobre e ignorante, que no conoce la ciudad y no cuenta con identificación ni documentos. Se acerca y te dice que tiene un cachito de lotería ganador, pero teme cobrarlo y necesita tu ayuda.

Enseguida, una tercera persona (un cómplice) se acerca y confirma la versión del “temeroso afortunado” y muestra una hoja de la Lotería Nacional que muestra el boleto ganador con el número del billete que te están dando. Después de entablar una conversación y engancharte, el primer estafador te propone un trueque: “Dame tu dinero, tu reloj, tu chamarra, tu celular, tus joyas, tu laptop o lo que traigas de valor a cambio del billete supuestamente ganador”. Incluso, te ruegan para que saques dinero del cajero automático.

Cuando la víctima acepta y trata de cobrar el premio se da cuenta de que es falso. Ya que, revisa el número ganador de la lotería de ese día y no coincide. Es así como los estafadores logran su objetivo.

Los fraudes en los juegos de azar no son cosa nueva. En julio del 2014 en el estado de Zacatecas, una mujer perdió más de 1 millón de pesos mediante una estafa con un billete falso de lotería.

La víctima narró que un hombre, que dijo llamarse “Alejandro Suárez”, le preguntó una dirección y le dijo que estaba perdido.

En la conversación que sostuvieron, el hombre le explicó que poseía un boleto de lotería y que su “patrón” le ofrecía 500 mil pesos por toda la serie, por lo que sospechaba que era ganador de un premio más grande. Enseguida se acercó una mujer, quien se ofreció a checar si el boleto tenía algún premio.

Después de hablar supuestamente por teléfono a la Lotería Nacional, la mujer dijo que había un premio de siete millones de pesos por cobrar.

El hombre indicó que, debido a su condición de extranjero, sólo podría cobrar el premio si presentaba ante la lotería “un aval”, el cual consiste en garantizar la cantidad de dinero correspondiente a un porcentaje del monto total. El hombre le ofreció a la afectada una gratificación de un millón de pesos si le ayudaba a cobrarlo.

La confianza que la víctima depositó en aquella persona fue el error más grande de su vida. Ante la emoción del supuesto premio no pensó que se trataba de una estafa, por lo que se ofreció a prestar el dinero y sus joyas con tal de cobrar lo prometido.

Tras presentar la denuncia correspondiente ante la Procuraduría General de Justicia de Zacatecas (PGJE), la mujer decidió acudir a los medios de comunicación para hacer público su caso y, de esta forma, hacer una advertencia a la ciudadanía sobre el actuar de este grupo de estafadores.

Ante este contexto, los fraudes tienen diferentes modalidades. Algunos optan por presentar una situación crítica que presiona a la víctima para caer en el juego de los criminales.

Se han notificado casos en donde los asaltantes suelen ser muy convincentes para obtener información personal, cuentas bancarias, posesiones de valor, tarjetas de crédito o cualquier tipo de bien que al defraudador podría interesarle.

Como guardias de seguridad privada debemos conocer este tipo de fraudes. Tenemos que estar atentos a cómo reaccionamos ante la gente que nos encontramos por la calle y no confiar plenamente en estas personas ni darles dinero.

No hay comentarios: