sábado, 24 de octubre de 2015

Sigue tensión en Ajalpan

La presencia de la Policía Estatal disminuyó en el municipio de Ajalpan luego de que apenas el jueves se instalaron retenes en sus entradas, con la finalidad de aprehender a las personas que participaron en el linchamiento de los hermanos Rey David y José Abraham Copado Molina.

Este viernes la presencia policial solamente se notó afuera del palacio municipal donde los uniformados no permitieron el ingreso de nadie ajeno al personal.

Mientras tanto la corporación municipal estuvo reunida en el auditorio local sin tener a su cargo ninguna acción de vigilancia en la demarcación.

El secretario general del ayuntamiento, Juan Guzmán Ruíz, dijo que la Policía Estatal mantiene una constante comunicación con la autoridad municipal sobre su trabajo, pero aceptó que desconoce las razones por las que hoy se redujo su presencia.

En las calles de Ajalpan la gente poco a poco volvió a sus actividades, sin embargo en la primaria ubicada en el centro de la ciudad nuevamente no hubo clases.

La comuna espera que todas sus oficinas funcionen normalmente a partir del martes o miércoles de la siguiente semana, por lo que los albañiles trabajan a marchas forzadas para reparar las áreas dañadas durante el linchamiento.

Mientras tanto el sitio en el que murieron los hermanos Copado Molina sigue recibiendo flores y hasta una ofrenda de frutas de acuerdo con las tradiciones de la población.

Queja ante CNDH

Hasta el ayuntamiento de Ajalpan llegó una queja interpuesta ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por uno de los cinco detenidos ayer por el linchamiento del pasado lunes.

De acuerdo con Guzmán Ruíz, la acusación fue porque durante el operativo de captura participaron el Ejército Mexicano y la Policía Federal (PF). Al respecto, el funcionario aclaró que los militares y los efectivos federales no participaron en las capturas.

No hay comentarios: