jueves, 29 de octubre de 2015

Muere activista en la cárcel por negligencia

Por negligencia médica y falta de atención oportuna murió el activista Delfino Flores Melga, a sus 90 años de edad, cuando estaba recluido en el penal de San Miguel y por lo que la Comisión de Derechos Humanos (CDH) en la entidad emitió la recomendación 12/2015 dirigida a las secretarías de Salud y de Seguridad Pública en Puebla.

El organismo solicitó además a las dependencias la reparación del daño a la familia de Flores Melga, la integración de un expediente ante la Contraloría estatal y una denuncia ante el Ministerio Público contra los funcionarios responsables.

El activista falleció el martes 24 de junio de 2014 tras permanecer ocho meses y medio recluido, pese a la solicitud de que, por su edad y estado de salud, enfrentara desde su domicilio el proceso en su contra por la supuesta invasión de un predio en San Jerónimo Caleras.

"Quebraron su voluntad"
En la recomendación se menciona que siete médicos violaron los derechos humanos a la vida, seguridad jurídica, protección de la salud y trato digno, así como a la integridad y seguridad personal de Delfino Flores. Sin embargo fue a lo largo de su estancia en la cárcel que su salud y “voluntad de vivir” se vieron mermadas.

El activista ingresó al Cereso de San Miguel, en la ciudad de Puebla, el 10 de octubre de 2013 acusado del delito de despojo por dos empresarios, debido a que ocupó un terreno conocido como Ampliación Xilotzoni para que se establecieran allí personas de escasos recursos.

Tras ocho meses y medio de encierro, la salud de Delfino se agravó tras una caída de la parte superior de su litera y también, como lo menciona la recomendación, a que "le habían quebrantando la voluntad de vivir por medio de las constantes amenazas por parte de internos", "en el sentido de que no obtendría su libertad y no saldría vivo" del Cereso.

La misma CDH señala que dicha situación "afectaba su estado anímico ya que el señor VAM1 (Delfino Flores Melga), contaba con noventa años de edad".

Cabe señalar que el documento nunca menciona el nombre de Delfino Flores Melga, sin embargo hace alusión a una nota periodística sobre su situación. De igual forma coincide la edad de la víctima así como las fechas de ingreso al Centro de Reinserción Social (Cereso) y de defunción.

Sufrió accidente y lo atendieron 18 días después


Después de la caída a principios de junio de 2014, la CDH recibió al menos tres solicitudes de intervención a favor de Delfino -asentadas en los expedientes 6377/2014-I, 6761/2014-I y 7141/2014-C-, puesto que los propios internos señalaron que casi no comía, no podía caminar y lo tenían que cargar para tomar el sol.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) también requirió la intervención del organismo estatal.

Fue hasta el 24 de junio -18 días después de la primera solicitud de intervención- que las autoridades penitenciarias trasladaron aDelfino Flores al Hospital General Doctor Eduardo Vázquez Navarro (Hospital General del Sur), donde finalmente murió por defunción arritmia letal, severa, síndrome urémico e insuficiencia renal crónica.

Durante la investigación que hizo la CDH Puebla, en colaboración con forenses de la CNDH y el Programa de Atención a Víctimas del organismo local, se determinó que seis médicos del Centro de Reinserción Social de Puebla y uno del Hospital General de Surincurrieron en negligencia médica.

Ignoraron su situación

De las notas tomadas del 22 de mayo al 24 de junio de 2014 por los propios funcionarios del Cereso, la CDH concluyó que no solicitaron estudios a favor de Flores Melga, no lo valoraron de manera sicológica, ni protocolizaron la contusión que sufrió.

Además de que se omitió una evaluación a profundidad los males que padecía, prescribieron inadecuadamente un fármaco nefrotóxico y evitaron trasladarlo al Hospital del Sur desde el 21 de junio, ante “la variación de las cifras tensionales, la presencia de proceso infeccioso severo, la encefalopatía y la insuficiencia renal crónica”.

Por su parte el médico encargado de la Secretaría de Salud no clasificó a Delfino como paciente en color rojo, es decir muy grave, para que se le atendiera de manera oportuna.

Con lo anterior la CDH advirtió "el inadecuado manejo médico", "la falta de atención médica adecuada y negligencia médica".

Solicitan reparación del daño
La Comisión de Derechos Humanos indica que los familiares de Delfino también son víctimas indirectas de las omisiones de los médicos, por ello solicitó que las secretarías de Salud y de Seguridad, de manera coordinada, reparen los daños económicos,conforme lo establece la Ley General de Víctimas.

Adicionalmente, las dependencias estatales deben realizar una “adecuada investigación” que permita la sanción de los hechosconsiderados como violatorios a derechos humanos. 

Así como aporten pruebas del cumplimiento de la recomendación de la CDH Puebla.

Habrá denuncia penal
La comisión planteó la presentación de una queja ante la Secretaría de la Contraloría para que deslinde responsabilidades administrativas contra los funcionarios públicos involucrados, además de presentar una denuncia penal ante las autoridades ministeriales.

También se solicitó a las secretarías que adopten las medidas necesarias para que se garantice la atención médica adecuada, oportuna y de calidad, a la par que se clasifique de manera adecuada la gravedad de los pacientes que se encuentran en el Cereso de la capital.

Aunque la CDH reconoce que los actuales titulares de las SSA y SSPE, Neftalí Salvador Escobedo Zoletto y Jesús Rodríguez Almeida, respectivamente, no habían asumido el cargo en el momento en que ocurrieron los hechos, sí deben pronunciarse sobre la aceptación de la recomendación 12/2015.

No hay comentarios: