jueves, 1 de octubre de 2015

Matan a chupaductos y además le queman el negocio

La persona torturada y asesinada a tablazos, encontrada la mañana del pasado lunes en paraje de Tepeaca a unos metros de su camioneta incendiada, era el propietario de la bodega donde se almacenaba hidrocarburo de procedencia ilícita y que explotó hace cuatro meses en el municipio Acajete, revelaron fuentes policíacas.

De acuerdo a los datos aportados de manera extraoficial, se sabe que el hoy occiso identificado como Humberto León Pérez, de 33 años de edad, presuntamente era propietario de la bodega ubicada en calle 5 de Mayo Norte, número 22, de la población de Tlacamilco, en la cual se almacenaba combustible robado mediante la ordeña clandestina a ductos de Petróleos Mexicanos, la cual explotó el pasado 19 de mayo, donde ardieron alrededor de 35 mil litros de hidrocarburo, además de que se incendiaron 6 vehículos cargados con al menos 30 contenedores abastecidos de combustible.

En su momento, las autoridades confirmaron que en el sitio se quemaron una camioneta de 3.5 toneladas, dos camiones tipo torton, una Suburban, una caja de tráiler y una pipa con capacidad para 8 mil litros, la cual no se incendió en su totalidad.

La fuente confirmó que el ahora occiso pertenecía a una banda conocida como "Los Culones", que se dedica al robo de combustible en esa región del estado. 

Tras el hallazgo del cadáver de León Pérez, vecinos de la zona mencionaron que vieron a personas vestidas como militar, quienes lo habrían abandonado ahí, cerca de su camioneta a la que le prendieron fuego y estaba cargada con un bidón y una manguera; pues al parecer habría sido sorprendido ordeñando en una toma clandestina y al parecer "se les pasó la mano".

Sin embargo, tampoco se descarta que podría tratarse de una venganza por la disputa de la zona, entre miembros de bandas antagónicas de "chupa-ductos".

Las autoridades ministeriales confirmaron que siguen en curso las investigaciones, para lo cual se abrió la averiguación previa número 2493/2015/Tepeaca. 

No hay comentarios: