miércoles, 9 de septiembre de 2015

Volcadura

Sufren volcadura porque el conductor utilizaba un celular mientras conducía
2015 0909 | Once jornaleros originarios de Oaxaca resultaron heridos, luego de que volcara el autobús que los transportaba a su lugar de origen, tras salir de Ensenada, Baja California, donde trabajaban en la cosecha y recolección de frutos; el aparatoso accidente se registró luego de que el conductor perdiera el control del vehículo y terminara en un desnivel de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura de Amozoc con dirección a Orizaba.

Entre los lesionados del accidente registrado poco después de las 12:00 horas, están dos menores de edad, así como el chofer y presunto responsable identificado como Edgar Noriega Cruz, de 29 años de edad, quien iba con un "chalan", cuyo nombre no fue revelado.

Las víctimas dijeron ser originarios del estado de Oaxaca y que fueron contratados de manera individual por diversas personas para trabajar en sembradíos de Ensenada, Baja California por tiempo indefinido; al terminar su ciclo de trabajo, aproximadamente 6 meses, regresaban a sus hogares, algunos acompañados de sus hijos, ya que prefirieron llevárselos consigo.

Relataron que el pasado domingo, poco más de 40 jornaleros, abordaron la unidad 1150 con placas de circulación 447-HR-5 de la empresa Costa de Oro en Baja California para regresar a Huajuapan de León, Oaxaca. 

Acusaron que el chofer iba a exceso de velocidad y hablando por teléfono por lo cual perdió el control sobre el volante, además de que intuyeron que se trató de un operador sin experiencia ya que hubo instantes en lo que ni siquiera podía hacer los cambios de velocidades.

Pero esas dos circunstancias no habrían sido las únicas que influyeron para que este accidente se propiciara, ya que a decir de los agraviados, el chofer y su acompañante iban enojados, aparentemente porque no les había gustado un cambio de ruta.

"Venían molestos el conductor y su ayudante, porque supuestamente en Mazatlán el 1131 tenía que pasar por un pasajero pero hicieron regresar a este camión y estaban diciendo que ellos no querían ir, estaban reniega y reniega, el chofer iba discutiendo. Venía a exceso de velocidad todo el trayecto, al pasar por Puebla e ir hablando con dos teléfonos, se iba estrellar con otros vehículos al frente y perdió el control sobre el volante para luego volcar" (SIC), contó uno de los usuarios.

Fue de esa manera como la unidad cayó al desnivel de aproximadamente cuatro metros de profundidad, quedando recostado de lado derecho y varios vidrios rotos. Testigos llamaron al 075 y a los diversos números de emergencia, ante lo cual, paramédicos de Caminos y Puentes Federales, rescatistas de la misma corporación, galenos de Cruz Roja y policías federales se desplazaron hacia el lugar del accidente.

En el sitio, los cuerpos de ayuda encontraron a varios pasajeros tirados sobre el pasto y maletas regadas. De manera coordinada, los Técnicos en Urgencias Médicas (TUM's) valoraron a los usuarios de dicho transporte.

Únicamente onces personas requerirían de atención médica en un nosocomio, sin embargo, preocupados por lo que pasaría con sus pertenencias y diversos objetos de valor, sólo seis heridos accedieron al traslado mientras que cinco lo rechazaron y permanecieron en la zona hasta que las autoridades competentes les dieran una solución. 

Tiempo después, representantes de Caminos y Puentes Federales se apersonaron en el tramo carretero para verificar el trabajo y a dónde serían llevados los heridos.

Ante el reclamo de las víctimas, quienes pedían un autobús para continuar su camino, el trabajador de Capufe indicó que a ellos solamente les competía brindar ayuda médica y contactar a la empresa responsable de la unidad, quien tendría que hacerse cargo tanto de las pertenencias de los viajeros como de su traslado.

Luego de casi tres horas, al menos 34 personas de las 40 que aproximadamente iban a bordo de la unidad 1150 de la línea Costa de Oro, fueron subidas al autobús 1131 de la misma empresa para que fueran llevadas a la Capu donde tendrían servicio de baño y comida hasta que les asignaran el autobús que los trasladaría a su lugar de destino. 

En cuanto al operador de 29 años de edad, éste fue llevado a un centro médico bajo custodia de la Policía Federal. Por último, antes de partir, los accidentados mostraron su descontento ante el mal servicio de esta línea de autobús ya que tuvieron pagar mil 500 pesos por el viaje y los que llevaran sobre peso de equipaje desembolsaron, mil 700 pesos más. 

No hay comentarios: