miércoles, 19 de agosto de 2015

Mitos

El diablo fue el autor intelectual de doble homicidio


2015 0819 | En Ciudad Madero, Tamaulipas, una niña de 11 años asesinó a dos de sus hermanitos de solo 9 meses y de 3 años de edad, por supuestas órdenes del diablo.

La Agencia del Ministerio Público Especializado en Protección a la Familia informó a medios locales que los crímenes fueron cometidos en momentos distintos, con diferencia de una semana, y fueron puestos al descubierto después de que la menor, identificada como Fernanda, ingresó a un hospital tras intentar suicidarse con el consumo de pastillas el pasado 10 de agosto.


La menor confesó que “voces diabólicas” le habían ordenado suicidarse para reunirse con sus hermanitos, a los que había matado.
En las indagatorias se conoció que el pasado 19 de julio, al mismo hospital ingresó sin vida la pequeña Camila, de 9 meses de edad y el 27 de julio hubo otro ingreso hospitalario de la familia, cuando el pequeño Fabián, de 3 años de edad, fue internado inconsciente en el Hospital Civil, donde horas después falleció. El día 29, también ingresó al hospital la pequeña Merely, de 9 años, pero esta vez sin consecuencias fatales. Solo fue atendida por crisis nerviosa y suplicaba que no dejaran que la tocara su hermana Fernanda, pues aseguraba que es mala.
En su confesión, la niña Fernanda relató “que ella privó de la vida a sus dos hermanitos, pues voces se lo ordenaban”. La menor narró que a ambos los asfixió: a la más pequeña le tapó la boca y la nariz, mientras que al de 3 años lo ahogó con una almohada.

José Luis y Fabiola, padre y madre de los pequeños, confirmaron que su hija de 11 años en varias ocasiones les contó que “hablaba con el diablo”, el cual salía de entre las sombras, pero aparentemente nunca se dieron cuenta de que esa patología fue fatal para su familia.

Las autoridades abrieron la averiguación previa 189/15.

Voces en la cabeza
Una investigación que se realiza en la Universidad de Manchester, derivado de unas investigaciones de holandeses quienes afirman que muchas personas sanas de la población de los Países Bajos escuchaban "voces" regularmente.

Aunque tradicionalmente se ha visto al fenómeno de escuchar voces como algo negativo y síntoma de una enfermedad mental (esquizofrenia), los hallazgos holandeses sugieren que se trata de un rasgo más ampliamente extendido de lo que hasta ahora se pensaba, estimándose que alrededor del 4 por ciento de la población las escucha.

La investigadora Aylish Campbell ha declarado: 
Sabemos que muchos miembros de la población general escuchan voces, pero nunca sienten la necesidad de acceder a servicios de salud mental; algunos expertos incluso plantean que son más las personas que escuchan voces y no buscan asistencia psiquiátrica que quienes sí la buscan.
De hecho, muchos de los afectados describen sus voces como ejerciendo una influencia positiva en sus vidas, confortándoles o inspirándoles mientras se desenvuelven en su vida diaria. Debemos ahora investigar por qué algunas personas responden de esta manera, en tanto que otras se sienten angustiadas, y buscan ayuda psicológica".
Aunque las voces escuchadas por los pacientes psiquiátricos y los miembros de la población general parecen ser de la misma frecuencia y volumen, el primer grupo tiende a clasificarlas como perturbadoras y negativas.

El equipo considera que algunos factores externos, tales como las experiencias acumuladas durante la vida del sujeto, y sus creencias, pueden ser la clave de esta diferencia. Por ejemplo, la presencia de traumas infantiles o creencias negativas sobre sí mismos pueden tener un efecto marcado. "Si una persona es forzada a enfrentarse a un trauma, o se ve a sí misma como de escaso valor personal o vulnerable, o ve a otras personas como agresivas, será más probable que interpreten las voces que oyen en su mente como dañinas, hostiles o dominantes", explica Campbell.

Por el contrario, una persona que haya tenido experiencias más positivas en su vida y se haya formado creencias más saludables sobre sí misma y sobre otras personas, desarrollará una visión más positiva sobre sus voces.
"Las personas bajo tratamiento psiquiátrico por escuchar voces, generalmente reciben terapia farmacológica en un intento de eliminar el problema. Pero investigando los factores que influyen sobre cómo las voces son experimentadas, esperamos contribuir al desarrollo de terapias psicológicas que ayuden a las personas a una mejor comprensión y manejo de sus voces"
Según Aylish, si una persona está "luchando para superar un trauma o sí ve como inútil o vulnerables, o de otras personas como agresivo, que pueden ser más propensos a interpretar sus voces tan perjudicial, hostil o poderoso."

El equipo está pidiendo a la gente en el noroeste de 16 años y más que han estado oyendo voces durante al menos seis meses para ponerse en contacto para ayudar con la investigación. 



Las personas interesadas en participar pueden llamar al 0161 306 0405 o por correo electrónico: voicesresearch@hotmail.co.uk

No hay comentarios: