sábado, 22 de agosto de 2015

Internet

Un problema el robo de identidad en México

Las nuevas tecnologías abrieron la puerta a delitos como el phishing o suplantación de identidad, que genera graves daños económicos a México. La Organización de Estados Americanos (OEA) indica que es el segundo país con mayor impacto negativo en América Latina: unos 3,000 millones de dólares.

La situación es grave y en el Senado se afirma que  las comisiones para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) y de Seguridad (CNS) tendrán que implementar una campaña preventiva para alertar y evitar el robo de identidad a usuarios de la banca mediante el phishing.


Los datos del Senado indican que este año el robo de identidad puede llegar a tener un incremento de 25% respecto a 2014, según la tendencia observada por la Condusef.

Por ello es necesario reforzar el trabajo de la Condusef, pues la frecuencia de denuncias y fraudes cometidos por la suplantación de identidad es alarmante.

La Secretaría de Gobernación, a través de la Comisión Nacional de Seguridad, tiene a su mando la División Científica, la cual tiene entre sus obligaciones: vigilar, identificar, monitorear y rastrear la red pública de internet para prevenir conductas delictivas.

En el campo virtual, pero en el apartado turístico la Comisión Permanente pidió a la Secretaría de Turismo alertar sobre servicios turísticos fraudulentos ofertados por internet.

El phishing aumenta en  el periodo vacacional, ya que aumenta el número de correos engañosos que ofertan servicios turísticos, hoteles, aviones, cruceros en donde quienes lo reciben, al ver los atractivos precios caen en el engaño perdiendo su patrimonio.

Solicita al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), que por medio de una campaña masiva informe a la ciudadanía sobre los datos personales, las características del phishing y sus medidas de prevención y alerta.

El phishing se realiza mediante un mensaje que se envía a las direcciones de correo electrónico de los usuarios, obtenidas por el defraudador, donde solicita información personal y financiera a nombre de una organización, un banco, un servicio de pagos en línea o una empresa.

Algunos mensajes, se agrega, incluyen amenazas de congelación de cuentas para que las personas proporcionen la información solicitada, además el correo abre una liga que redirige al usuario a un sitio web que imita y parece idéntico al del servicio.

Una vez obtenidos los datos necesarios, los defraudadores utilizan dicha información para comprometer cuentas bancarias y tarjetas de crédito de los usuarios y cometer el fraude.

No hay comentarios: