miércoles, 26 de agosto de 2015

Atropellados

Siguen toreando autos por falta de puente peatonal
2015 0826 | A un año de que ocurriera el trágico accidente que enlutó a una familia, luego de que una mujer y dos niños fueran arrollados y muertos al cruzar la autopista México-Puebla a la altura de la desviación a San Martín Texmelucan, sigue sin existir un puente peatonal en este sitio donde día a día cruzan transeúntes poniendo en riesgo su vida. 

Aquel 20 de agosto de 2014, una madre de 20 años de edad, junto con su pequeño hijo y sobrino, ambos de cinco años, intentó cruzar la mencionada autopista a bordo de una bicicleta,
pues como solían hacerlo era el atajo para llegar al jardín de niños donde estudiaban los menores. Sin embargo, los tres miembros de la familia Armejo no pudieron llegar a su destino, pues fueron embestidos por el conductor de un lujoso Alfa Romeo la mañana de aquel trágico día.

Además de la pérdida de sus seres queridos, los deudos tuvieron que sufrir otro trago amargo, al enterarse de que el conductor detenido, identificado como Héctor Martín García Sánchez, había logrado su liberación tras pagar una fianza de poco más de un millón de pesos.

A la fecha aún no se resuelve el proceso penal de quien conducía el vehículo Alfa Romeo Giulietta color negro, con placas 711-YUV del Distrito Federal.

Desafortunadamente la desgracia siguió cubriendo a esta familia, pues el padre de la mujer fallecida, Oliverio Armejo, cayó en una fuerte depresión y en los meses subsecuentes, sólo vivía para ir a llorar en la cruz colocada donde perdió a sus seres queridos.

Lejos de esperar una indemnización por parte del presunto responsable, el desesperado padre y abuelo de las víctimas, de momento decidió no comer más y así dejarse morir a propósito, hasta que finalmente cayó en una enorme desnutrición que finalmente le arrebató su último aliento.

Desgracia tras desgracia, la esposa de Oliverio y el resto de su familia, decidieron mudarse de casa y dejar la talachería que tenía el finado, para tomar otro rumbo en su vida.





SIGUE PROCESO PENAL



A la fecha, de acuerdo a fuentes cercanas al Tribunal Superior de Justicia (TSJ), se sabe que el proceso penal contra Héctor Martín García Sánchez, sigue su curso y aún el Juez Penal de Huejotzingo no dictamina sentencia.

En tanto el conductor del lujoso Giulietta, con el que se dio muerte a las 3 personas arriba señaladas, sigue gozando de plena libertad, luego de que dejó poco más de un millón de pesos como pago de fianza y que representa la garantía un posible pago para la reparación del daño, en caso de que la autoridad judicial al dictar finalmente sentencia firme si encuentra o no culpable al presunto responsable.

En tanto ese millón de pesos se encuentra aún bajo resguardo del TSJ, hasta que se resuelva el caso y se determine si se entrega o no a los deudos.



SIGUEN SIN PUENTE PEATONAL



En tanto, uno de los vecinos de esta zona que lleva viviendo poco más de 30 años, dice que lleva la mitad de ese tiempo, junto con otros colonos, gestionando la colocación de un puente peatonal, pero es la fecha que nadie les hace caso a pesar de que ha ocurrido desgracia tras desgracia.

El hombre asegura que han acudido con cada Ayuntamiento de San Martín Texmelucan que llega y las autoridades siempre les responden que no hay presupuesto o que tal obra le corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); instancia a la que también han acudido y pese a que han entregado en la dependencia los escritos y oficios correspondientes, nunca les han dado respuesta para la colocación del puente peatonal en este sitio donde a diario cruzan más de 300 personas, bajo el riesgo de perder la vida, como desafortunadamente le ocurrió a los integrantes de la familia Armejo.





DÍA A DÍA, TRANSEÚNTES 

Y FAMILIAS ENTERAS 

SORTEAN A LA MUERTE 

Son aproximadamente las 8:20 horas, padres e hijos esperan cruzar la autopista México-Puebla, a la altura del kilómetro 91+50, para dirigirse a la escuela. Luego de haber permanecido en el sitio entre diez y quince minutos, los transeúntes concretaron su objetivo de llegar al otro lado, siempre exponiéndose a ser atropellados y morir en el intento, trayecto que al menos siete veces al día deben de hacer para poder realizar sus distintas actividades.

Se trata del cruce cercano al municipio de San Martín Texmelucan que no cuenta con un puente peatonal y hace poco más de un año fue escenario del atropellamiento y muerte de Rebeca Armejo Perea, de 20 años de edad; de su hijo y de su sobrino, ambos de 5 años de edad. Lo anterior, cuando la mujer iba a dejar a los dos pequeños al preescolar de la junta auxiliar de El Chamizal, y en un abrir y cerrar de ojos fueron embestidos por el conductor de un automóvil Alfa Romeo Giulietta, negro con placas 711-YUV del Distrito Federal.

Tras esta desgracia, ciclistas, transeúntes y motociclistas decidieron tener mayor cautela al atravesar, según su dicho al ser entrevistados por este medio; sin embargo, las malas condiciones, el peligro y el miedo de fallecer en el intento de cruzar la autopista sigue latente.

Un ejemplo es la familia de César Morales Nieves, de entre 45 y 50 años de edad, quien como siempre en los días de escuela, cerca de la 8:20 horas, llega a la altura del kilómetro 91+50 de esta vía de comunicación con sentido a Puebla, junto con su esposa y su pequeña de 4 años. El tiempo transcurre, preocupados por no llegar tarde al kínder, miran hacia un lado y otro, automóviles, motocicletas, tráileres, autobuses y tráileres pasan a toda velocidad.

Luego de casi cinco minutos, César y su familia tienen la oportunidad de cruzar hacia la zona del muro contención donde al menos dos diques y la malla ciclónica fueron retirados. Ahí, esperan otros minutos y en cuanto pueden, atraviesan los otros dos carriles que tienen sentido hacia México.

La primera travesía del día para esta pareja de esposos ha terminado, sin embargo, les espera otras seis ocasiones para regresar por su pequeña, ir por otro hijo a la primaria, dirigirse a su trabajo y acudir al mercado para comprar la despensa o hacer otras actividades. Sin embargo, este trayecto no sólo es realizado por la familia de César sino también por otras que a temprana hora tienen como punto de llegada el kínder.

O bien, para motociclistas, comerciantes, obreros, entre otros, quienes opinaron que este riesgo se evitaría con la construcción de un puente peatonal con adaptaciones para quienes conducen motocicleta pues sin lugar a duda lo usarían. Y es que de no atravesar la autopista, la segunda opción para llegar al otro extremo, sería cruzar varios terrenos de cultivo, llegar a la carretera federal a Huejotzingo, caminar casi 30 minutos para llegar apenas al puente de San Martín Texmelucan y seguir su trayecto otros diez o 30 minutos, dependiendo el lugar al que se dirijan.

A pesar de que los entrevistados han solicitado tanto con el municipio de San Martín Texmelucan como con el gobierno del estado la edificación de un puente, hasta el momento no han obtenido respuesta alguna, aseveraron.

No hay comentarios: