lunes, 6 de septiembre de 2010

Cae defraudadora


2010-09-06 | CHOLULA.- Policías de San Pedro Cholula, detuvieron a una mujer quien dijo llamarse María Fabiola García Rendón. Ella fue acusada por 5 personas, de cometer fraudes en contra de propietarios de funerarias.

De acuerdo a las primeras investigaciones, la mujer solicitaba a los empresarios, montos de entre 400 y hasta 4 mil 500 pesos, para apoyar un orfanato, sin embargo, descubrieron que esa casa hogar, no existía, por lo que pidieron fuera detenida por la policía y remitida al ministerio público el cual le comenzó la averiguación previa 2047/2010.

Guadalupe Hernández García o María Fabiola García Rendón, quien se hacía pasar como agente del Ministerio Público para cometer fraudes en contra de negociaciones de San Pedro Cholula, fue asegurada por elementos de la policía ministerial. 

De acuerdo a las declaraciones de uno de los afectados, Rodolfo Miramón Roldán, dueño de la funeraria "El Paraíso", señaló a la detenida como la persona que se identificó como Guadalupe Hernández García, ostentándose a través de la vía telefónica como agente del Ministerio Público, adscrita al tercer turno de la Agencia Especializada en Delitos Culposos, zona sur, solicitando un "donativo". 

La cantidad era de 400 pesos, dizque para ayudar a los niños pobres, por lo que el dueño de la funeraria lo aceptó y la pseudoagente del Ministerio Público pasó por el dinero, entregando a cambio una carta de agradecimiento, en la que colocó la dirección y el nombre del supuesto orfanato inexistente. 

Tras investigar, Hernández García se comunicó una vez más con la misma persona, pero ahora pidió un donativo de 800 pesos, por lo que le tendieron una trampa y cayó en manos de los dueños de otros negocios y funerarias, a los que había engañado y obtenido un indebido lucro. 

Por lo que la aseguraron en flagrancia con el apoyo de elementos de la policía ministerial para presentarla ante el Ministerio Público, ante quien confesó que usaba el nombre de María Fabiola García Rendón para cometer los fraudes y de esta manera evitar que fuera dejada al descubierto, por ello fue remitida e internada.